Patrocinado por

Las lonjas capean el segundo año de pandemia, pero ingresan 41 millones menos que en el 2019

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Subasta de pesca de Gran Sol en la lonja de Vigo (foto de archivo), líder en Galicia en facturación y descargas
Subasta de pesca de Gran Sol en la lonja de Vigo (foto de archivo), líder en Galicia en facturación y descargas P. S.

Cierran el 2021 con casi 424 millones de facturación y sube el precio medio, aunque no compensa otra caída de las descargas. Burela es la única de las cinco grandes que crece en los dos últimos años

09 ene 2022 . Actualizado a las 04:45 h.

Garantizar el suministro de alimentos tan básicos como los productos del mar frescos durante el primer año de la pandemia les costó dinero a todos los que hacen posible que lleguen del mar a la mesa. Tras concluir el 2020 con casi 413 millones de euros y 150 millones de kilos, las lonjas gallegas capearon en el 2021 la tormenta perfecta del descenso de capturas y de la escalada general de costes. Siguieron cayendo las descargas y mejoraron los precios medios en un segundo año del covid que se cierra con casi 424 millones de euros facturados y cerca de 133 millones de kilos comercializados. Aun mejorando en relación con el 2020, respecto al 2019 pierden 41 millones de euros (un 8,84 %) y más de 25 millones de kilos (un 16,11 %).

Sin tasas ni impuestos, los pescados y mariscos subastados el año pasado en Galicia se pagaron en las rulas a un promedio de 3,19 euros el kilo, un 16,42 % más que en el 2020 y un 8,87 % más que en el 2019. Esas dos subidas no compensaron la caída de desembarcos: el año pasado quedaron un 11,69 % por debajo del 2020 y fueron un 16,11 % inferiores a los del 2019. 

El «top ten»

Según las cifras oficiales de PescadeGalicia, el 2017 fue el mejor año en los mercados gallegos de la pesca, con cerca de 509 millones de ingresos por la venta de casi 213 millones de kilos. Respecto a ese período, en el 2021 la facturación descendió casi un 17 % y las descargas cerca de un 38 %.

Ese balance general, basado en los datos remitidos por los gestores de las rulas a la Consellería do Mar, es provisional, mientras no se consoliden, si bien no suelen variar. Quienes capturan peces o extraen mariscos coinciden en que van al mar por dinero. Obviamente, el volumen de productos importa, aunque en general la facturación se considera la principal referencia a la hora de valorar cualquier actividad.

Ateniéndose al criterio económico, el ránking de las 61 vendedurías de productos del mar incluidas en la Plataforma Tecnolóxica da Pesca sigue encabezándolo la lonja de Vigo. La de Burela se afianza como segunda y es la única de las cinco grandes que crece en los dos últimos años. A continuación figuran las de A Coruña, Celeiro y Ribeira. El «top ten» gallego lo completan, por este orden, Noia, O Grove, Carril, Cambados y Campelo.

Vigo, Burela, A Coruña, Celeiro y Ribeira siguen de líderes

Las estadísticas oficiales dibujan una radiografía de los mercados de la pesca de Galicia, la gran despensa nacional del sector. 

VIGO

87,5 millones de euros y 25,10 de kilos. El balance del 2021 revela un descenso de la facturación del 10 % respecto al 2020 y del 16,6% respecto al 2019. También caen las descargas, un 18 y un 25,4 %. Los 3,49 euros por kilo de precio medio para todos los productos el año pasado suponen una subida del 9,7 y del 11,8 % sobre los dos ejercicios anteriores. 

BURELA

Factura 66,9 millones y vende 19 millones de kilos. Consolidándose como segunda en el ránking gallego, en el 2021 aumenta un 10,4 % los ingresos y baja un 1,6 % los kilos respecto al 2020. Sobre el 2019, factura un 8,6 % más y sube un 5,1 % en volumen. El promedio de 3,52 euros por kilo del año pasado es un 3,2 % menor que el del 2019 y un 12,4 % superior al del 2020. 

A CORUÑA

64,5 millones de euros y 28,12 millones de kilos. Cierra el 2021 ingresando un 7 % más que en el 2020 y un 6,6 % menos que en el 2019. Las descargas bajan un 9 % respecto al 2020 y un 16,7 % al 2019. Mejora el precio medio por kilo: los 2,30 euros del 2021 se elevan un 18 % sobre el 2020 y un 12 % sobre el 2019. 

CELEIRO

Ingresa 43,2 millones y subasta 13,54 millones de kilos. Sus ingresos del año pasado son un 2,5 % inferiores a los del 2020 y un 3,6% menores que los del 2019. Comercializó un 9 % de productos menos que el año anterior y un 2,9 % que en el 2019. A 3,19 euros de promedio se pagó el kilo, lo que representa un 7 % más que en el 2020 y un 6,4 % menos que durante el 2019.

RIBEIRA

37,7 millones de euros y 22,4 de kilos. Acaba el 2021 facturando un 0,5 % menos que en el 2020 y un 6,8 % menos que en el 2019. Las cantidades a subasta bajaron un 18,6 % sobre las del 2020 y un 18,9 % sobre el 2019. Los 1,68 euros de precio medio por kilo reflejan un alza del 21,7 % respecto al 2020 y del 14,2 % al 2019.

NOIA

Factura 14,5 millones y vende 1,6 millones de kilos. Durante el 2021 facturó un 24,6 % más que en el 2020 y un 29,6 % menos que en el 2019. La media por kilo de 8,62 euros supera un 2 % al 2020 y un 15,2 % al 2019.

O GROVE

8,5 millones y 708.870 kilos. En el 2021 subió un 13 % los ingresos respecto al 2020 y bajó un 2,3 % sobre el 2019. El volumen cayó un 0,21 y un 14,42 %. El precio medio de 12,04 euros se elevó un 12,8 y un 14,1 %. 

CARRIL

8,4 millones y 896.000 kilos. Facturó un 7,9 % menos que en el 2020 y un 1,3 % menos que en el 2019. Las descargas bajaron un 0,2 % y un 1,3 %. Los 9,43 euros por kilo son un 7,7 % inferiores al 2020 y un 12,9 % al 2019. 

CAMBADOS

Ingresa 8 millones y vende 1,06 millones de kilos. En el 2021 ingresó un 7,5 % más que en el 2020 y un 4 % más que en el 2019. Vendió menos, un 1 % y un 12,8 %. El promedio de 7,5 euros por kilo sube un 6,6 % y un 19,3 %.