Patrocinado por

La lonja de Carril acogerá la central de videovigilancia de los parques de cultivo de almeja

La Voz VILAGARCÍA / LA VOZ

SOMOS MAR

MONICA IRAGO

El patrón mayor de Carril, José Luis Villanueva, expresaba ayer su confianza en que en los próximos meses comience a funcionar un nuevo sistema de seguridad

14 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los parques de cultivo de almeja de Carril son un almacén vivo. Una extensísima superficie en la que el mar ha sido parcelado para su trabajo, convirtiéndose en una enorme fuente de riqueza. Y como todo almacén de producto de lujo, los parques necesitan vigilancia. Unos grandes focos rodean la zona de viveros, iluminando la noche para intentar disuadir a posibles ladrones. Pero estas estructuras, cuyo consumo se ha convertido por obra y gracia de una factura eléctrica que no para de subir, en una sangría, tienen los días contados. El patrón mayor de Carril, José Luis Villanueva, expresaba ayer su confianza en que en los próximos meses comience a funcionar un nuevo sistema de seguridad. Consiste este en la instalación de una red de cámaras de vigilancia -tantas como focos había hasta ahora-, cuyas imágenes se centralizarán en una sala de control que se ubicará en la planta superior de la lonja de Carril. La puesta en marcha de este sistema de vigilancia y control supondrá una inversión cuantiosa: más de medio millón de euros. Aunque buena parte de esa cantidad está subvencionada, es un gasto muy importante que se pretende amortizar pronto con lo que se prevé en ahorro eléctrico. Además, tiene otras ventajas, como la reducción de la contaminación lumínica en el entorno de Cortegada.

La nueva sala de control será el destino que se le de a uno de los espacios de la primera planta de la lonja, que Portos ha decidido entregar a la cofradía. Así lo reiteró ayer la presidenta de Portos, Susana Lenguas, en una visita realizada a este puerto vilagarciano. Con una ayuda de 170.000 euros se habilitarán en la planta superior «aulas de formación, a central de videovixilancia dos parques de cultivo, as oficinas para a confraría, un almacén de material para a lonxa e aseos».

Además de esta subvención, la cofradía ha obtenido ayudas para la compra de una grúa (94.600 euros) y de un carro varadero (9.500 euros).