Patrocinado por

Costas construirá un espigón para encauzar la desembocadura del río y proteger la playa de Cedeira

ANA F. CUBA CEDEIRA / LA VOZ

SOMOS MAR

Trabajos ejecutados por Costas en la playa de A Magdalena, en el año 2016
Trabajos ejecutados por Costas en la playa de A Magdalena, en el año 2016 JOSÉ PARDO

El proyecto de Transición Ecológica pretende frenar la erosión y «reducir la vulnerabilidad frente al cambio climático»

12 oct 2021 . Actualizado a las 21:16 h.

Tras dos décadas dando palos de ciego, Costas actuará en la playa de A Magdalena, en Cedeira, con el objetivo de «dotar la línea de costa de una configuración que asegure su estabilidad frente a los fenómenos erosivos, reduciendo la vulnerabilidad frente a los efectos del cambio climático». El proyecto encargado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, presupuestado en 2.362.615 euros, ha superado el período de exposición pública, igual que el estudio de impacto ambiental realizado previamente, sin que se hayan recibido alegaciones.

Para «controlar la regresión de la línea de costa y proteger el área urbana colindante a la playa [...], protegiendo las edificaciones más próximas», se ha optado por la construcción de un espigón corto para encauzar la desembocadura del río Condomiñas, por el margen izquierdo, y por encauzar el regato da Veiga, situado en la parte central de la playa de A Magdalena. Esta ha sido la alternativa elegida, tras descartar la remodelación del puerto pesquero o la regeneración mediante aportaciones periódicas de arena, «la primera por el notable impacto socioeconómico en la zona, y la segunda, porque requeriría localizar bancos de arena suficientes y aptos», según se explica en el propio proyecto.

Los estudios efectuados apuntan al menos tres causas de la progresiva erosión de la parte norte de la playa: «El incremento de los fenómenos de resonancia debidos a las obras realizadas en el puerto, la subida del nivel del mar y la falta de reserva de áridos». Todo ello, añaden, agravado por el efecto de los temporales, «provocando una acusada regresión de la línea de costa, en especial en la zona central del tramo que va del río Condomiñas hasta el regato da Veiga».