Patrocinado por

Agarrados a boyas resistieron los cuatro náufragos rescatados por un barco de Marín en Mauritania

Somos Mar REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

A la derecha, el Santo do Mar, atracado en Marín en el 2010, antes de ser alargado 10 metros
A la derecha, el Santo do Mar, atracado en Marín en el 2010, antes de ser alargado 10 metros MÓNICA FERREIRÓS

La tripulación del Santo do Mar salvó a parte de los hombres que faenaban en el pesquero portugués Monte Branco

12 oct 2021 . Actualizado a las 09:07 h.

Parte de la tripulación del Monte Branco ha desaparecido al naufragar ese barco portugués, alrededor de la una de la madrugada de este domingo, a unas 40 millas de la costa de Mauritania, al norte de Nouakchott. Cuatro supervivientes han sido salvados por el Santo do Mar, un arrastrero congelador de la armadora Pesquera Derime que opera desde Marín y tiene base en Puerto de La Cruz, Las Palmas (Canarias). Al quinto lo recogió un buque de salvamento marítimo mauritano, que trasladó a todos a Nouakchott después de que el barco gallego le transbordase a los cuatro.

Profesionales de Marín y otras localidades de la comarca del Morrazo, así como de Ribeira, entre otros, conforman «gran parte» de la tripulación del Santo do Mar, explica Julio del Río, de la empresa armadora. Por lo que le contaron sus hombres desde el arrastrero, una embarcación de la guardia costera mauritana solicitó su apoyo cuando pescaban merluza en las inmediaciones del lugar donde se hundió el Monte Branco. A bordo de este iban portugueses, mauritanos, burkineses y ghaneses; 20 según le relataron los supervivientes a la dotación del Santo do Mar, 16 según una agencia del Sáhara.

Sujetados a las boyas

Nada se sabe de los desaparecidos, tras horas de un intenso rastreo en el que participaron el arrastrero de Marín y un mercante que también navegaba por la zona, movilizado por la patrullera mauritana. A los supervivientes los rescataron agarrados a las boyas de las nasas con las que el Monte Branco pescaba cangrejo real. Así localizó el buque gallego a seis de los náufragos, pero dos de ellos «no resistieron» y sucumbieron antes de que los pudiesen auxiliar, añade Julio del Río.