Patrocinado por

Ocho cofradías exigen a la Xunta que rescate la gestión del libre marisqueo

Rosa Estévez
rosa estévez VILAGARCÍA / LA VOZ

SOMOS MAR

ADRIÁN BAÚLDE

Dicen que la situación en la ría es nefasta e instan a Mar y Rañeir@s a reconducirla

26 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Aunque ante los medios de comunicación no estuvieron representantes de Aguiño, Ribeira y Pobra, esas tres cofradías de la zona de O Barbanza secundan la petición que ayer lanzaron, desde Carril, las cofradías de Cabo de Cruz, Rianxo, Carril y Vilaxoán: esas ocho entidades quieren que Mar recupere la gestión de los tres principales bancos de libre marisqueo, una gestión que ahora está en manos de la asociación Rañeir@s Ría de Arousa, integrada por las cofradías A Illa, Cambados, Vilanova y O Grove. La petición surge ante la «nefasta situación» en la que se encuentra el sector a las puertas de una campaña marisquera que no augura nada bueno. «Se non empezamos a tomar medidas xa, esta situación acabará sendo catastrófica para a ría», señaló el patrón mayor de Carril, José Luis Villanueva.

Afirman las cofradías convocantes que Rañeir@s Ría de Arousa -entidad de la que algunas de ellas formaron parte- ha demostrado que «xestionar a ría é algo que lle queda moi grande», según José Manuel Pérez, de Cabo de Cruz. Lamentan que desde la asociación de cofradías «non se fixera nada para mellorar, nin sequera para manter, a mala marcha que levaban os bancos cando estaban xestionados pola Consellería do Mar».

«O único proxecto de Rañir@s é non facer nada. E así estamos na situación na que estamos, e que non imos pagar os que estamos dirixindo as confrarías, senón a xente» señaló el patrón mayor de Carril. Y en esa idea continuó ahondando Miguel Iglesias, responsable del pósito de Rianxo y, curiosamente, el que fuera primer presidente de Rañeir@s. «Non se fai nada para intentar recuperar un banco tan importante coma os Lombos do Ulla. Todos sabemos que é o pulmón da ría. Cando xestionaba a Xunta deixábao nas mans de Deus, e agora igual», señala. Y «tampouco se ve que se fagan cousas nos outros bancos. Cabío dáse por perdido», sentencia.