Patrocinado por

El Reino Unido niega la entrada en sus aguas a espaderos y boniteros gallegos

e. Abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Considera que están al margen del acuerdo, pese a que tienen historicidad

13 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Acuerdo de Comercio y Cooperación entre el Reino Unido y la UE, como se conoce al acuerdo del brexit, se cerró pactando el acceso mutuo a las aguas de las flotas británicas y comunitaria. ¿Todas? Al parecer, no. Primero estalló el conflicto en Jersey, donde el Reino Unido impedía el acceso a los barcos franceses que tradicionalmente operaban allí. Aunque el caso se resolvió temporalmente a base de licencias provisionales, el 23 de este mes expiran las autorizaciones y Boris Johnson aún no ha aportado suerte de solución al caso.

Pero no es la única flota. Cerca de una decena de barcos gallegos también han quedado al margen del acuerdo de pesca amarrado en Navidad. Son palangreros de superficie y algún que otro bonitero que tradicionalmente entraban en aguas británicas siguiendo la migración del atún blanco -los segundos- o para capturar pez espada y, en especial, quenlla en unas aguas de Gran Sol que ahora son parte de las aguas jurisdiccionales del Reino Unido. Al parecer, el Gobierno de Boris Johnson considera que estas pesquerías quedan al margen del pacto bilateral porque no se citan expresamente en el tratado, según denunció el eurodiputado popular Francisco Millán Mon en la última Comisión de Pesca del Parlamento Europeo, en la que se abordó el estado de la implementación del acuerdo del brexit en materia pesquera.

Desconocimiento del sector

En el sector poco saben de la postura de Johnson. Las últimas noticias al respecto las tuvieron en marzo pasado, cuando, a la hora de preparar las solicitudes para participar en la campaña del bonito, las asociaciones remitieron a la Secretaría General de Pesca las peticiones para entrar en aguas británicas, como también hicieron los espaderos que entre junio y octubre suelen operar en esa área. Y desde Madrid recogieron las de aquellas embarcaciones que tuvieran histórico de capturas de bonito y quenlla (tintorera) de los últimos dos años. «O último que soubemos é que a Segepesca trasladara o listado á Comisión Europea para obter as autorizacións», explica Sergio López, gerente de la Organización de Productores de Lugo (OPP 7), a la que pertenecen media docena de los espaderos afectados.