Patrocinado por

Náutica de recreo y embarcaciones menores bajo la lupa en la comarca

Manuel Arroyo Alves
Manuel Arroyo FERROL

SOMOS MAR

Náutica de recreo
Náutica de recreo KIKO DELGADO

La Guardia Civil tramitó 50 denuncias en la provincia este verano

01 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El servicio marítimo y las patrullas de puertos y costas de la Guardia Civil mantendrán activas las campañas de control de embarcaciones de recreo y motos de agua hasta el 15 de septiembre. En los últimos días, las unidades del Instituto Armado centraron su actividad en la franja de costa entre cabo Prior y Cedeira, con el objetivo de «mejorar la seguridad de los usuarios y velar por la seguridad en la zona de baño, además de proteger los espacios naturales».

De acuerdo con la información oficial, desde el pasado 1 de julio -fecha de inicio de la campaña- se realizaron en aguas de la provincia más de 200 inspecciones a embarcaciones, de las cuales 50 derivaron en sanción. Desde la Guardia Civil recalcan a este respecto que «todas las embarcaciones de recreo, desde motos acuáticas a kayaks» deben navegar acorde a la reglamentación. «A veces nos encontramos a cuatro personas en un kayak de dos plazas». Son situaciones que podrían acabar en rescate por una infracción o por inexperiencia, con el consecuente riesgo para las personas y el coste de los medios. Por eso, comprobar que se respeta el número máximo de tripulantes a bordo es uno de los aspectos que centra la atención de la Guardia Civil en esta campaña. También la navegación de las embarcaciones de menor tamaño o «artefactos flotantes» cuando lo hacen en aguas alejadas de la costa o con circunstancias meteorológicas desfavorables, como pueden ser el fuerte viento o las corrientes, debido al «evidente riesgo» que puede comportar, precisamente por la sencillez de este tipo de embarcaciones y, en ocasiones, por la falta de experiencia de sus usuarios.

Zonas prohibidas

La Guardia Civil destaca como «uno de los objetivos prioritarios de la campaña» prevenir la navegación por las zonas prohibidas, «prestando especial atención a la vigilancia de la zona de baño, navegación en lugares sujetos a limitaciones de acceso, como las aguas del río Eume, que gozan de la protección de espacio natural de As Fragas, o la ría de Cedeira, con áreas de especial sensibilidad. De hecho, en espacios como el mencionado cauce eumés es preciso una autorización administrativa para realizar actividades deportivas y de recreo en sus aguas continentales.