Patrocinado por

Navantia se fija el objetivo de alcanzar la neutralidad de carbono en el 2040

La Voz FERROL

SOMOS MAR

JOSE PARDO

La compañía pública va a encargar un diagnóstico detallado de sus necesidades energéticas

31 jul 2021 . Actualizado a las 09:27 h.

Navantia ha lanzado la elaboración de una estrategia para alcanzar la neutralidad de carbono en su actividad en el año 2040, para así contribuir al objetivo, fijado en el Pacto Verde Europeo y en la Ley de Cambio Climático española, de descarbonizar la economía no más tarde de 2050. La apuesta por la neutralidad en las emisiones de carbono se enmarca en el Plan Estratégico de Navantia 2018-2022, que persigue la sostenibilidad económica, social y medioambiental de la empresa. Para contribuir al cumplimiento de esos objetivos la compañía ha dado ya los primeros pasos para dotarse de un modelo energético basado en el ahorro de energía, en la eficiencia energética y en la generación distribuida de energía a partir de fuentes renovables en instalaciones individuales o colectivas localizadas en puntos cercanos a su consumo y con un modelo de negocio complementario con esta estrategia. Así, el compromiso por la sostenibilidad se traduce en nuevas líneas de negocio para impulsar las energías verdes, principalmente la eólica marina, y en una apuesta por el ecodiseño de productos y la economía circular. En 2020 valorizó el 81 % de sus residuos, por encima del nivel de 2019 (66 %).

La energía eléctrica consumida en 2020 en las instalaciones de la ría de Ferrol, Cartagena y Cádiz fue de origen renovable. El consumo eléctrico por hora trabajada se redujo a 5,37 kilovatios hora. Navantia mide sus emisiones desde 2018 y en 2020 se inscribió en el Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de dióxido de carbono del Ministerio de Transición Ecológica. La inscripción se acompañó de un plan de reducción de la emisión de gases de efecto invernadero. También participa en proyectos de reforestación. Ahora quiere dar un paso más y realizará un diagnóstico detallado de sus necesidades energéticas. El estudio, que se encargará a una empresa especializada, analizará también el potencial y la viabilidad del uso de otras energías (marina, eólica, solar o biomasa). A partir de ese análisis establecerá una hoja de ruta de descarbonización en el año 2040. Para ese trabajo se reservó una partida de 300.000 euros.