Patrocinado por

Veinticinco barcos gallegos pescarán en Mauritania, que sigue negando su pulpo

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Los arrastreros podrán elaborar aceite de pescado y pescar algo de pota

30 jul 2021 . Actualizado a las 04:45 h.

Después de años pagando sin dolerle la mano por peces de papel en acuerdos como el de Groenlandia, en el que se ofrecía contrapartida financiera por licencias que no se empleaban, resulta que llegó la hora de renovar el pacto con Mauritania y Bruselas se llevó las manos a la cabeza al comprobar su infrautilización y conocer que no se pescaban casi la mitad de las cuotas por las que estaba abonando compensación. Así que se presentó en la mesa de negociación ofreciendo a Nuakchot la mitad de lo que le estaba pagando, sin pararse a pensar que esos peces de papel eran pelágicos -la variedad más importante por volumen del acuerdo- y que algunas categorías, como la de arrastre que va a la merluza en fresco o en congelado, y la del palangre -todos gallegos-, agotaban las posibilidades que tenían y más que tuvieran para agotar. Ni en observar que, además, si no se renovaba el acuerdo, una decena larga de embarcaciones con base en Galicia o de capital gallego no tendrían plan B ni caladero alternativo en el que reubicarse.

Por eso anteayer en Marín, Ribeira y Canarias -donde tienen base los arrastreros congeladores gallegos- respiraron aliviados al saber que la UE y la república de Mauritania habían llegado a un punto de encuentro para renovar ese pacto de pesca por 5 años. Un quinquenio con escala, pues está apalabrado que dentro de un par de años se revisarán tanto las condiciones del protocolo como la contraprestación económica. Porque, finalmente, al menos los dos primeros ejercicios, las arcas de la UE continuarán ingresando en las mauritanas 62 millones de euros al año. En el tercero, esa cifra se ajustará automáticamente a las posibilidades de pesca utilizadas durante las campañas precedentes. 

Factura de 62 millones

Por ahora, esos 62 millones dan acceso a aguas mauritanas a 65 embarcaciones españolas, de las que 25 son gallegas: 4 arrastreros de merluza negra (dos palangreros pierden licencia por infrautilización), 6 arrastreros congeladores con base en Canarias, 6 palangreros de fondo que capturan palometa, dos atuneros cerqueros congeladores y 7 palangreros de superficie.