Patrocinado por

Personal del Oceanográfico critica la improvisación de su fusión con el CSIC

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

La plantilla dice que es evidente la pérdida de peso del IEO en la I+D marina

28 jul 2021 . Actualizado a las 09:25 h.

Puede que al Instituto Español de Oceanografía (IEO) esté ya desintubado después del colapso financiero-administrativo que a punto estuvo de causar su defunción. Ha mejorado tras un tratamiento de choque en forma de liquidez para superar el trance. Pero ahora el riesgo de asfixia viene porque quizá necesitaba más tratamiento -un cambio de organización y estructura, por ejemplo- antes de mandarlo de alta a la casa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), donde no acaba de encajar y en la que cada vez se siente más debilitado.

La plantilla, que tiempo atrás reclamaba una comisión mixta para dirigir la integración, asiste desanimada a una paulatina descomposición. En sentido literal, porque prácticamente se han desmantelado los servicios centrales del IEO en Madrid y el instituto todavía no está integrado. Tanto, que ni siquiera tienen acceso a la Intranet.

Quizá, sospechan, se sobrevaloraron las capacidades del macroorganismo que funciona como agencia y no se midió bien ni la complejidad ni la gravedad de las deficiencias que arrastraba el instituto de su etapa como organismo público de investigación (OPI). El resultado es, según la plantilla absorbida, una «más que evidente pérdida de peso» del personal del IEO en la I+D marina nacional, justo en la década de los océanos. Como ejemplo aluden al recién publicado Libro Blanco de la I+D marina del CSIC, en el que tan solo figura un científico del IEO, solo uno, «y sí aparece el director del IEO firmando como tal, y no como científico del CSIC», por si la excusa es que ese documento se gestó antes de la fusión de ambos organismos.