Patrocinado por

Lo opuesto a Palexco: la reconversión «respetuosa» del puerto de A Coruña coge fuerza

Mila Méndez Otero
m. méndez A CORUÑA / LA VOZ

SOMOS MAR

Regenerar lo construido y priorizar lo colectivo, dos premisas en los muelles

24 jul 2021 . Actualizado a las 08:39 h.

«La arquitectura es como la música, un conjunto de bellas piezas para formar una bella sinfonía», dijo Renzo Piano. La descripción del italiano sigue estando hoy vigente cuando se habla del desarrollo de procesos urbanos. El que ocupará a la ciudad de A Coruña los próximos años no es uno menor: por delante está el reto de integrar en la urbe su considerable puerto interior, el que ocupan los muelles de Batería y Calvo Sotelo, a un lado, y el de San Diego, colindante con el barrio de Os Castros, al otro.

Cuando en el 2005 se inauguró en el otro extremo de la dársena, en el muelle de Trasatlánticos, el conjunto formado por Palexco y los Cantones, la arquitectura de las grandes obras estaba en auge. Hoy, consideran los arquitectos y urbanistas consultados, la cohesión y la coherencia con la volumetría de la ciudad, así como el respeto a su memoria pesquera deben ser la pauta.

Elementos diáfanos

«Palexco impide todas las vistas del puerto en la zona en la que está implantado. No es un problema del edificio en sí, sino del concepto. Debería de haber una mayor diafanidad entre lo que es el muelle y el resto de la ciudad. Huiría de ese tipo de edificios. Eso no quiere decir que un buen arquitecto pueda hacer un buen edificio, pero que no sea gigantesco, sino a escala humana de la ciudad», apunta el responsable del departamento de Representación e Teoría Arquitectónicas de la Escola Técnica Superior de Arquitectura da UDC, José Antonio Franco Taboada.