Patrocinado por

«Nos obligan a destruir el marrajo como si fuese droga», denuncian armadores

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

GUSTAVO RIVAS

Transición Ecológica se niega ahora a certificar capturas en terceros países

13 jul 2021 . Actualizado a las 11:43 h.

Ni comercializar para consumo directo, ni donar a centros benéficos, ni destinar a la fabricación de harinas de pescado... «La única alternativa que nos dan es pagar la destrucción total del pescado, asimilándolo a la droga o sustancias tóxicas», señala Juana Parada, gerente de la Organización de Palangreros Guardeses (Orpagu). Es la nueva vuelta de tuerca que el Ministerio de Transición Ecológica ha dado en su cruzada para salvar al marrajo, una especie que Pesca permite capturar a la flota española, pero que, tras su inclusión en el apéndice II de la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), debe acompañar de un certificado que expide Transición Ecológica si lo quiere vender. Y obtener ese documento es cada vez más difícil. Después de negarlo en el Atlántico norte y limitarlo en el resto de los océanos, ahora se lo escatima a aquellas capturas que los buques españoles realizan en aguas de terceros países con los que la UE tiene suscritos acuerdos de pesca. 

Duras condiciones

Obtener el certificado CITES es imposible si se trata de marrajo capturado en el Atlántico norte. En esas latitudes, Pesca permite a los palangreros alijar por marea dos piezas, pero el departamento que dirige Teresa Ribera ha establecido un cupo cero para su comercio internacional, con lo que, o se consume dentro de las fronteras españolas, o poco más se puede hacer que devolverlas al mar.

Para el resto de los océanos (Atlántico sur, Índico y Pacífico), en los que no hay una cuota de pesca establecida, sí había un cupo de toneladas que Transición Ecológica estaba dispuesta a certificar. No daba para cubrir el volumen histórico de capturas, pero al menos no era un veto como el establecido para la zona norte del Atlántico.