Patrocinado por

El gran reto de las Rías Baixas: que el bum turístico no nos explote en la cara

Rosa Estévez
rosa estévez CAMBADOS / LA VOZ

SOMOS MAR

Mulleres Mar de Arousa organizó un debate sobre los retos del sector

29 jun 2021 . Actualizado a las 08:55 h.

El mar es la sustancia de Arousa. Es un motor económico, un ecosistema en el que la pesca, el marisqueo y la acuicultura conviven con actividades de ocio y turismo. Sobre estas últimas ha querido poner el foco la Asociación Mulleres do Mar de Arousa, que ayer organizó una mesa redonda para reflexionar sobre los retos y las oportunidades que afronta el sector de ocio y turismo en las Rías Baixas. Tres empresarias, tres mujeres de mar -Bibiana Álvarez, de Alvamar; Marta Iglesias, de Piragüilla y María Calvo, de Arenaria- pusieron sus experiencias al servicio de un debate del que se extrajeron conclusiones dignas de ser atendidas. La primera de ellas, que estamos viviendo un momento de «bum» de la actividad del ocio vinculado al mar. «Estamos en un momento de auge. Con el tema de la pandemia es como si la gente necesitarse hacer actividades al aire libre, y en concreto el mundo de la náutica es muy apetecible», explica Bibiana Álvarez, de Alvamar. Además, Arousa es un destino «que está de moda», apunta Marta Iglesias, de Piragüilla. Y ahí se introduce otro de los asuntos abordados ayer: el riesgo de que el bum turístico acabe por explotarnos en la cara.

«Es fundamental saber hacia dónde vamos, hacia dónde queremos ir», explica la responsable de Alvamar. En ese sentido, tanto su empresa como las otras dos firmas que participaban en el debate, tienen ya unas cuantas ideas sobre las que trabajar, como ampliar el perfil del turista para el que se diseñan los productos de ocio y tiempo libre, pensando más en un público de más edad; o en desarrollar productos de accesibilidad universal.

Pero antes de llegar ahí, las tres ponentes que ocuparon la mesa de debate abordaron la situación actual del sector. En un momento de bum turístico, el número de empresas dedicadas a prestar servicio se dispara. «Saen empresas de debaixo das pedras», dice con humor Marta Iglesias. Y ese crecimiento desbocado y acelerado tiene algo de contraproducente. «Hay casos en los que se trata de gente que no ve más que el negocio y no le preocupa lo que hay alrededor», dice Bibiana Álvarez. «Nós a semana pasada tivemos que cancelar dúas saídas en kaiak que tiñamos programadas por culpa do vento. Houbo empresas que non o fixeron. E se pasa algo?», apunta Marta Iglesias.