Patrocinado por

Frinsa da el salto internacional con sus «boutiques» de conservas

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

SOMOS MAR

CESAR QUIAN

El proyecto busca acercar el producto «gourmet» a los consumidores

28 jun 2021 . Actualizado a las 04:45 h.

Poner al alcance de los consumidores la cultura conservera y la experiencia de Frinsa es el propósito que movió a la empresa de Ribeira a poner en marcha un proyecto de tiendas de proximidad y establecimientos de degustación que permiten a los clientes conocer tanto los productos gourmet de la marca como otros complementarios de origen gallego, como patatas fritas, vino, vermú o cervezas. La iniciativa, bajo la denominación Frinsa La Conservera, comenzó en Madrid en el 2013 con la apertura de un negocio en el barrio de Salamanca. Se trata de una tienda con un concepto inspirado en las boutiques francesas, lo que se traduce en un local de menor tamaño, con un estilo muy cuidado, y en el que los consumidores pueden adquirir los productos más exclusivos de la marca Frinsa.

Precisamente, el proyecto ha dado el salto internacional con París como capital elegida para el estreno de la primera tienda fuera de España. El establecimiento se ubica al oeste, en la ciudad de Saint-Germain-En-Laye, que históricamente fue residencia de reyes franceses y ciudad natal del músico Claude Debussy. Los clientes pueden encontrar los artículos de la marca gourmet, pero también las nuevas incorporaciones del grupo, como las conservas portuguesas de Minerva y La Góndola.

Este modelo de locales de proximidad, que continuará creciendo, dispone ya de una amplia red en el territorio nacional. En todas las tiendas Frinsa La Conservera tienen lugar catas, degustaciones y presentaciones de producto, así como actividades culinarias para que los visitantes, indican desde la compañía, «puedan disfrutar de una experiencia gastronómica con el sabor más gourmet de Galicia».