Patrocinado por

Adiós a Arturo Santos, Chicho, el capitán de Celeiro que mandó «el barco de los récords»

josé pino

SOMOS MAR

Arturo Santos Freire, Chicho, caceando con su lancha Xeitosa por aguas del puerto de Viveiro
Arturo Santos Freire, Chicho, caceando con su lancha Xeitosa por aguas del puerto de Viveiro ARCHIVO JOSÉ PINO

20 jun 2021 . Actualizado a las 21:50 h.

Para muchos de nosotros don Arturo ha sido el Capitán por excelencia de este puerto de Celeiro, un referente. Su vida laboral, a la que dediqué varios artículos por su mando al frente del «barco de los records», el Manuel de Falla, o el más grande de nuestra flota, como el Miño de Pescanova, queda en segundo plano ante su labor de apadrinamiento de innumerables vecinos de nuestro pueblo cuando en las décadas de los sesenta o setenta recurrían a él para embarcar en cargos cuyos rendimientos económicos estaban muy por encima de lo que el horizonte laboral de nuestro puerto podía ofrecer.

Impulsó a muchos viveirenses en sus cargos y proyectó sus ascensos a puestos de responsabilidad mayor que les otorgaron una buena situación económica. No siempre recogió agradecimientos.

Ejerció, además, para muchos de nosotros de consejero sobre el entramado laboral del Vigo de aquella época y de la organización de las compañías armadoras del mundo del congelado.

Toda su vida tuvo que lidiar sin embargo con el estigma de un carácter duro y difícil, fruto de un régimen militarizado aplicado en barcos con tripulaciones de setenta a cien hombres en periodos de varios meses y donde se necesita de una personalidad fuerte y rocosa para el buen funcionamiento de tamaña empresa. Al final de una larga y exitosa vida laboral reconocía su pesar por el lastre social que le había supuesto.

No acostumbraba a vivir el día a día de nuestro puerto ni su movimiento, pero sí de nuestro mar, a bordo del Xeitosa caceaba en busca de las mejores postas de las lubinas, «no tengo que mandar sobre nadie y ni siquiera yo me obedezco siempre de muy buena gana».

Desde mi más profunda admiración, buena singladura don Arturo.

Descanse en paz.