Patrocinado por

«O barco colleu moita escora», dijo el patrón del Sempre Güeto antes de volcar

Ana Gerpe Varela
a. gerpe RIBEIRA / LA VOZ

SOMOS MAR

Kiko Delgado | Efe

Dos marineros del cerquero de Portosín murieron en el accidente frente a San Andrés de Teixido

18 jun 2021 . Actualizado a las 21:18 h.

El fin de la campaña del bocarte se convirtió en tragedia para el Sempre Güeto, un barco del cerco de Portosín del patrón y armador Ángel Güeto Varela. Tras haber estado faenando en Avilés de madrugada, emprendió rumbo a Galicia junto a otras embarcaciones de la flota de la localidad de Porto do Son. Había algo de mar de fondo, con viento del noroeste de fuerza siete y olas de entre dos y tres metros -según los datos facilitados por Salvamento Marítimo-, pero profesionales que se encontraban en la zona indican que no se trataba de unas circunstancias especialmente adversas para la navegación de un barco de 22 metros de eslora. De hecho, en el área por la que pasaron estaban faenando barcos de menor tamaño. Sin embargo, hacia las dos de la tarde, a 2,2 millas al noroeste de San Andrés de Teixido, en Cedeira se produjo la catástrofe.

«O barco colleu moita escora e non recupera», dijo Ángel Güeto Varela por radio. Después, la comunicación se interrumpió, el barco comenzó a escorar y no tardó demasiado tiempo en volcar y quedar con la quilla al sol. Inmediatamente, al escuchar el aviso, el cerquero Pasa Aquí emitió la señal de socorro. Estaba a unos quince minutos de distancia y dio la vuelta.

Mucho más cerca, a solo una milla de la posición del Sempre Güeto se encontraba el Argote 2, un barco perteneciente a Herminio, hermano de Ángel Güeto. La proximidad propició que rápidamente pudieran ser rescatados del agua a ocho de los diez tripulantes. Sin embargo, dos perdieron la vida a consecuencia del trágico suceso.

Fue un cuarto cerquero que navegaba con el grupo, el Sempre Urbegui, con base en el puerto de Corme, el que recuperó a Kiko Betanzos Gómez. En ese momento se encontraba con vida, aunque su estado era crítico. Ya en la zona, el helicóptero de Salvamento Helimer 402 recogió a Kiko Betanzos para trasladarlo a Alvedro, donde una ambulancia estaba aguardando para llevarlo al hospital. Sin embargo, poco antes de las cinco de la tarde, se comunicaba oficialmente su muerte. Los esfuerzos de la tripulación del Helimer por mantener con vida a Kiko Betanzos resultaron infructuosos.

La búsqueda

Mientras tanto, los cerqueros, con el apoyo de la Salvamar Betelgeuse, la lancha Langosteira de la Cruz Roja y el Servizo de Gardacostas, buscaban desesperadamente al marinero de origen marroquí Abdelkabir Aniba, conocido por todos como Aníbal. Al parecer, incluso zarpó un remolcador para llevar al Sempre Güeto a una zona más recogida con el fin de que unos buzos pudieran entrar al barco a examinar si se había quedado atrapado.

Sin embargo, su intervención no fue necesaria. Tras algo más de dos horas de rastreo, el cerquero Pasa Aquí localizó el cuerpo sin vida de Abdelkabir Aniba.

La embarcación Pasa Aquí, con base en A Coruña, pero de armador de Malpica, fue la encargada de llevarlo al puerto de Cedeira. La totalidad de los barcos del cerco del que participaron en el dispositivo de auxilio y búsqueda del marinero desaparecido acudieron al puerto de la localidad tras lo ocurrido.

La tragedia conmocionó a la localidad de Portosín, donde la noticia no tardó en conocerse. Las banderas de la cofradía de pescadores, de la que es patrón mayor Isaac Gaciño, ondean a media asta. Por su parte, el Concello de Porto do Son ha suspendido actos previstos para la jornada de hoy en señal de duelo.