Patrocinado por

Irlanda pide 170.000 euros al barco de Celeiro que apresó y acusa de pesca ilegal

s. s. REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

A la izquierda, en primera línea, el Punta Candieira, atracado en Celeiro, en una foto de archivo
A la izquierda, en primera línea, el Punta Candieira, atracado en Celeiro, en una foto de archivo PEPA LOSADA

Cuantiosa fianza al Punta Candieira, «chivo expiatorio de un lío interno»

04 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Al mismo tiempo que el sector pesquero irlandés se rebela contra el incremento del control de sus capturas y reclama acciones contundentes de su país contra la flota de otras naciones comunitarias, Irlanda concretó este jueves en el Juzgado de Distrito de Midleton los cargos que imputa al pesquero Punta Candieira, con base en Celeiro (Viveiro). A ese palangrero de Gran Sol lo retiene en el puerto de Cobh, en la zona de Cork, desde el pasado martes, cuatro días después de verse inmerso en un incidente con un arrastrero irlandés. El ministerio fiscal irlandés acusa al patrón y al barco de tres delitos que se resumen en uno: pesca ilegal dentro de sus aguas territoriales. Para liberar la embarcación, Irlanda exige al armador que deposite una fianza de 170.000 euros.

Para la Organización de Productores Pesqueros Puerto de Celeiro, el Punta Candieira «está siendo utilizado como chivo expiatorio del lío interno en Irlanda, donde prefieren buscar un enemigo en el exterior que cumplir las normas». Insisten en que «no hubo mala fe, el barco estuvo todo momento geolocalizado» y, si largó el aparejo en aguas exclusivas irlandesas, «fue involuntariamente y a causa de un error».

El juez rebajó la fianza

El fiscal irlandés pedía inicialmente una fianza de 200.000 euros: 135.000 para cubrir las multas a las que se enfrenta, 60.000 por los aparejos y los 10.000 kilos de merluza que tiene a bordo y que podrían serle incautados, y 5.000 por los costes. Finalmente el juez aceptó la petición del letrado defensor y, admitiendo que el valor de mercado de la merluza es inferior a los 51.000 euros que estimaba la acusación pública, rebajó la fianza a 170.000 euros, tal y como recogen agencias informativas y medios irlandeses.