Patrocinado por

La eurodiputada Clara Aguilera peleará para que se exima del GPS a la flota dentro de las rías

Somos Mar REDACCIÓN

SOMOS MAR

La socialista, que estos días recorre Galicia, confesó su preocupación por las negociaciones en el seno de la OMC, que podrían dar al traste con el nuevo fondo pesquero y sus ayudas, todavía en fase de tramitación

01 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La eurodiputada Clara Aguilera oía en Bruselas los ecos de las protestas con las que la bajura gallega escenificó su rechazo a la aprobación en el Parlamento Europeo del reglamento de Control Pesquero, del que la socialista fue ponente. Le extrañaba tanta beligerancia, a fin de cuentas, a lo que la Eurocámara dio el visto bueno no es más que un informe, una opinión, no una normativa todavía. Para que sea ley falta un trecho. Para empezar, falta la postura del Consejo, que emitirá en junio. Y después los trílogos, entre esas dos instituciones y la Comisión, que no empezarán hasta septiembre.

Veía «un exceso en la respuesta a algo que no está aprobado» y tal respuesta infundió en la eurodiputada sospechas de «manipulación». Ese fue el germen de la gira que ayer y hoy realiza por Galicia, en la que viene dispuesta a aclarar dudas sobre el reglamento de Control, pero también de otros asuntos que la intranquilizan a ella y que deberían inquietar al sector. Ayer se reunió en Vigo con la industria, las organizaciones de productores, asociaciones de armadores

Aguilera mostró su determinación a trabajar para conseguir que Galicia acepte el reglamento final. No así como está, claro, sino que intentará que el Consejo recoja una excepcionalidad específica para aquella flota que faena en las rías. De hecho, confesó, su grupo trató de introducir una enmienda en ese sentido, pero no encontró encaje jurídico. «Parece que lo que más preocupa al sector es la geolocalización y el diario electrónico y parece lógico si se trata de embarcaciones de menos de 8 metros que apenas se mueven de la ría», expuso antes de explicar que se puede intentar que queden exentas.

En cuanto a la posibilidad de que esa excepcionalidad prospere, Aguilera señaló que «si hay voluntad política de llegar a un acuerdo, todo es posible». Pero también puso el foco en aspectos en los que la bajura apenas ha incidido y que tienen gran repercusión como las cámaras de circuito cerrado de televisión, el control a la pesca recreativa, la industria y el etiquetado.

Tensión por las negociaciones en la OMC

Y hablando de preocupaciones, la eurodiputada reveló la suya propia: que la negociación en el marco de la OMC (Organización Mundial de Comercio) sobre la eliminación de determinados subsidios a la pesca, como es el caso de las ayudas al combustible, tire por tierra el Fondo Europeo Marítimo de la Pesca y la Acuicultura (FEMPA), el marco financiero para los próximos siete años que a punto está de rematar su tramitación y ser aprobado.

Y es que, a diferencia del actual FEMP, farragoso y complicado donde los haya, el FEMPA ha simplificado tanto las reglas que sigue la máxima de que todo aquello que no está prohibido es susceptible de ser subvencionado. Si en la posición que la OMC adopte en julio se suprimen algunos subsidios se corre el riesgo de que entre en incompatibilidad con el fondo pesquero e, incluso, que haya que modificar la política común pesquera (PCP). Podría ocurrir así lo que en su día sucedió con la política agrícola común (PAC), que el cambio de normas en el seno de la OMC sobre las ayudas obligó a revisar el instrumento.

Es algo que pudiera pasar... o no, pero el riesgo está ahí y la incertidumbre, también.