Patrocinado por

España toma posiciones para liderar la reforma de la política pesquera

e. a. REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

PEPA LOSADA

La negociación de acuerdos con terceros países para que la flota de larga distancia pueda seguir siendo «una de las más competitivas a nivel internacional» es uno de los retos

23 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las Xornadas Técnicas Expomar se dedicaron este año a perfilar la odisea que le espera a la pesca a partir de este 2021. Y las etapas de esa aventura las marcó la directora general de Pesca Sostenible, Isabel Artime, al desgranar los retos que tiene por delante el sector pesquero. Son «verdaderos desafíos», admitió el jueves en Burela desde Las Palmas, desde donde intervino de forma telemática en el foro justo antes de que arrancase la tercera fase de la séptima ronda de negociación del acuerdo pesquero entre la UE y Mauritania. Tantos hitos dan fe de la complejidad de alcanzar un pacto para el que Bruselas ya advirtió que no habrá una octava ronda. Quizá por eso tantos epígrafes dentro de la séptima.

La negociación de acuerdos con terceros países para que la flota de larga distancia pueda seguir siendo «una de las más competitivas a nivel internacional» es uno de los retos que, según Artime, tiene la pesca en su camino. No es el único. Uno de los fundamentales es aprender a desenvolverse en el nuevo y complejo escenario que ha aparecido tras el brexit. Porque no es solo que haya huido el Reino Unido, sino las repercusiones que tiene tanto entre los Estados miembros que quedan en el club como en el resto del panorama, en el que también están Noruega, Islandia, las Feroe o Rusia.

 Eso en el flanco norte. En el sur, el reto del Mediterráneo, un caladero con grandes taras en su sostenibilidad difíciles de corregir por la multitud de países implicados y los desequilibrios entre las exigencias que se imponen a unos y a otros. Y ya en nada llegará la reforma de la política común de pesca. Artime dijo que los debates están a punto de comenzar y España, como potencia pesquera que es, debe llevar la voz cantante. Además, es posible que la apruebe jugando en casa, porque, en teoría, la nueva Europa Azul -como se conoce a la política común de pesca de los Veintisiete- debería aprobarse en el segundo trimestre del 2023, justo cuando le toca a España el turno de ocupar la Presidencia de la UE. Así, España está tomando posiciones para liderar los debates de una reforma de una política común pesquera en un escenario nuevo y todavía cambiante en el que el principio de estabilidad relativa hace presagiar luchas encarnizadas. Eso sin olvidar la obligación de desembarque, el refuerzo de la información científica, la continuidad de los planes plurianuales, la regionalización...

 Reforma normativa

Mientras, en el panorama nacional se van calentando motores a nivel legislativo con una «revisión profunda» de la normativa en materia de pesca. Ahí están la Ley de Pesca Sostenible, la de modernización del control, la digitalización y comunicación del sector, así como el real decreto para reordenar artes, modalidades y censos de pesca. Isabel Artime subrayó la importancia de que el sector participe, pues los desafíos que se presentan requieren de una «actuación coordinada» entre la Administración y el sector. Precisamente eso es lo que busca la pesca, solo que las palabras no casan con los actos y, de hecho, la falta de transparencia en la elaboración de las leyes que regirán el destino de la pesca española fue uno (de los muchos) reproches que salieron por boca del secretario general de la patronal Cepesca en las jornadas.