Patrocinado por

Teresa Ribera acude a los tribunales para derogar el plan marisquero de Galicia

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

marcos creo

Más de 8.500 productores de a pie y de a flote podrían quedar sin normas

20 may 2021 . Actualizado a las 04:40 h.

De un tiempo a esta parte, la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, no para de meterse en jardines en Galicia. Lo ha hecho a cuenta de la protección del lobo, con la transición energética, con el veto a la comercialización del marrajo que pesca la flota gallega, al convertir en cuestión de cambio climático la duración de las concesiones en terreno de dominio público marítimo-terrestre.... Y no se ha detenido en el borde litoral. Ha dado un paso adelante, hasta meter los pies más allá de la orilla. Allí donde crecen almejas y berberechos, relós y cadeluchas. En el marisqueo.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha presentado un recurso contencioso-administrativo contra la orden que aprueba el Plan Xeral de Explotación Marisqueira para el trienio 2021-2023, precisamente el primero con carácter plurianual en Galicia. Si ha acudido a los tribunales para tumbar el conjunto de normas pactadas entre las cofradías y la Consellería do Mar para regular la actividad en los bancos gallegos es porque considera que antes debería haber dado su bendición. Esto es, que para poder aprobar el plan marisquero, la Xunta tendría que haber solicitado un informe perceptivo y vinculante de la Dirección General de la Costa y el Mar, trámite que, hace ver Transición Ecológica, la Administración gallega no ha cumplido.

El departamento de Ribera basa su recurso tanto en la Ley de Costas como en la Lei de Pesca de Galicia, que hablan de ese informe obligatorio en caso de «declaración de zonas de interés para cultivos marinos, concesiones y autorizaciones» (la estatal) y para el «otorgamiento de las autorizaciones y concesiones» (la autonómica).