La mejilla vuelve a sembrar discordia

Cofradías abroncan a Mar por su «deixadez e ineficacia» en el conflicto entre percebeiros y bateeiros, y la consellería actualiza una norma del 2000

Imagen de archivo de un profesional recogiendo mejilla en la costa gallega
Imagen de archivo de un profesional recogiendo mejilla en la costa gallega

redacción / la voz

Siguen siendo un secreto los santuarios anunciados hace un año para preservar los mejores bancos de percebe entre Cariño y A Guarda. Suele ser de calidad superior el marisco en esas zonas batidas por un mar que también las convierte en un prolífico criadero de mejilla, la semilla de mejillón. Conciliar los intereses de los percebeiros que extraen ese crustáceo con el de los mejilloneros que recolectan la mejilla para cultivarla en sus bateas sigue siendo una asignatura pendiente. Unos quieren preservar el percebe y los otros ejercer su derecho a recoger cría.

Que se sepa, con menos virulencia que el año pasado, las disputas entre los dos bandos se repiten. Y en medio, el árbitro, la Consellería do Mar, a la que abroncan las cofradías en nombre de los percebeiros y a la que los bateeiros piden que se respeten derechos que les da una norma del 2000. Todos apelan al diálogo para hallar fórmulas de convivencia pacífica, pero la semilla del mejillón siembra discordia.

Expedientes sancionadores

Desde Mar reconocen «discrepancias» entre las partes, pero las que le constan «remataron en bo entendemento». Eso sí, ha reforzado la vigilancia con Gardacostas de Galicia y ha «clarificado certos aspectos como o acceso a nado ás pedras, que está prohibido». No lo debían tener tan claro los recolectores de mejilla que fueron grabados en vídeos nadando hacia islotes. Por esas y otras presuntas infracciones, Mar confirma que ha abierto expedientes sancionadores.

Hasta el mes pasado estaba previsto que durase la campaña de la mejilla iniciada en diciembre, pero se ha ampliado este mes. Desde la consellería que preside Rosa Quintana afirman que han vetado «unha serie de zonas nas cales a presenza de cría de percebe é maior», con idea de preservarlas. Esos santuarios, añaden, «son o resultado de atender moitas peticións das confrarías, que permitiron que as zonas fosen corrixidas e redefinidas» en un intento de satisfacer a las dos partes.

Esa versión de Mar difiere de la expresada públicamente por la cofradía de Aguiño y, sobre todo, de la federación de pósitos de Pontevedra, que clama «basta xa» en nombre de las cofradías de A Guarda, Baiona, Vigo, Cangas, Aldán, Bueu y O Grove. Atribuye el rebrote «a deixadez e a ineficacia de Mar para resolver o conflito», responsabilizándola «de calquera tipo de enfrontamento entre os dous bandos».

Manuel Rosas, presidente de la federación pontevedresa, se declara «enganado e defraudado ante as numerosas promesas incumpridas por parte de Mar». Las «incontables reunións» entre las partes y el árbitro «non valeron de nada», porque, en su opinión, la consellería se habría dedicado «a gañar tempo para así evitar ter que enfrontar o problema real e adoptar solucións».

«Arrase das zonas máis ricas»

Para esos pósitos, «os resultados desa deixadez de Mar son un total arrase das zonas máis ricas de percebe do litoral pontevedrés». Muestran imágenes con «evidencias dos danos causados» en esta campaña para rechazar la prolongación de la campaña de mejilla. Eso, añaden, «vén a por de manifesto a ausencia do necesario enfoque precautorio e a falla de rigor na xestión dos recursos por parte de Mar».

Sobre las reservas del percebe, áreas «consideradas sensibles e polo tanto intocables para a extracción de mejilla», la federación que preside Rosas sostiene que la campaña actual discurre «sen limitación algunha de zonas, coa consecuencia dos graves danos causados a importantes bancos de percebe, nos que se deixaron zonas de rochas completamente limpas» de cría de mejillón y también de percebe.

Los pósitos «non van en contra da extracción de mexilla», abogan por un entendimiento con los bateeiros y, admitiendo que el objetivo de estos últimos «non é o percebe», consideran «necesario recoñecer» que en determinadas zonas «danan inevitablemente» los bancos de ese crustáceo.

«Adecuar a norma»

Porque la norma que regula la recolección de mejilla, «que data do ano 2000, está obsoleta», reclaman que se actualice «en beneficio do ben común e sempre buscando un equilibrio para evitar damnificados». Al mismo tiempo, proclaman su intención de «non renunciar nunca ás vías de diálogo, mais tampouco a que queden excluidas zonas» para la extracción de cría de mejillón.

«Agradecemos o traballo realizado polas confrarías e polos bateeiros nuns contactos nos que se intentou adecuar o máximo posible» las reservas del percebe y las zonas de recolección mejilla «dando resposta ás necesidades das dúas partes». Dicho eso, la consellería declara seguir trabajando en clave de futuro y que ha citado la Comisión do Mexillón para exponerle su propuesta de «adecuar a norma que regula a extracción de mexilla á nova forma de traballo dos bateeiros».

«Basta xa» claman las cofradías al rebrotar el conflicto de la mejilla entre percebeiros y bateeiros

Somos Mar
Imagen de archivo de bateeiros extrayendo la mejilla que cultivan en sus criaderos flotantes
Imagen de archivo de bateeiros extrayendo la mejilla que cultivan en sus criaderos flotantes

La federación de Pontevedra carga contra «a deixadez e a ineficacia» de Mar, responsabilizándola de «calquera tipo de enfrontamento», y el pósito de Aguiño también urge soluciones

Quedaron en crear «santuarios» para el percebe, preservando zonas de la costa entre Cariño y A Guarda donde los bateeiros no podrían recolectar mejilla, la semilla del mejillón empleada para engordar en los criaderos flotantes. Sin que ese pacto de mínimos se plasmase documentalmente, la campaña de extracción de crías del molusco comenzó en diciembre y ahora se ha prolongado este mes. Se sucedieron los escarceos entre percebeiros y mejilloneros, pero en los últimos días han aflorado protestas de distintas cofradías, como la coruñesa de Aguiño. Las últimas, las de la federación de pósitos de Pontevedra, que clama «basta xa», en nombre de las cofradías de A Guarda, Baiona, Vigo, Cangas, Aldán, Bueu y O Grove. Atribuyen el rebrote «a deixadez e a ineficacia da Consellería do Mar para resolver o conflito», responsabilizándola «de calquera tipo de enfrontamento entre os dous bandos».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La mejilla vuelve a sembrar discordia