La ría de Arousa, plató natural para la grabación de un cortometraje

Alumnos de la Escuela de Cine de Cataluña ruedan «Desanclada»


ribeira / la voz

Como ha ocurrido en diversas ocasiones en el pasado, el tres, dos, uno, acción típico de los rodajes se ha vuelto a escuchar durante las últimas jornadas en diversos parajes de Barbanza. La ría de Arousa ha vuelto a ser elegida como plató natural. En esta ocasión han sido alumnos de la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña los que se han desplazado para la grabación de un cortometraje.

La selección del territorio barbanzano para este trabajo de fin de grado vino dada por ser Boiro la localidad natal de una de las estudiantes que participan en este proyecto: Laura Triñanes. La joven ha regresado a su tierra en compañía de quince compañeros para rodar Desanclada, la historia de un padre y su hijo que, tras un distanciamiento que se ha ido acrecentando con el paso de los años y que se ha visto influenciado por la muerte de la esposa y madre, deciden enrolarse en una travesía en barco. «Durante el viaje se van acercando, a medida que el progenitor va renunciando a los objetivos que se había marcado para su hijo, hasta el punto de que consiguen entenderse», explica Laura.

El puerto deportivo de Cabo de Cruz, el camarote de un barco y Abanqueiro han sido algunos de los enclaves seleccionados por este equipo, que incluso aprovechó una de las jornadas en Barbanza para realizar un viaje hasta la isla de Sálvora y completar así el rodaje. La joven boirense explica que la elección de las localizaciones fue decisión suya: «Conozco muy bien la zona, mi familia tiene un barco que nos podía servir de gran ayuda y tengo vecinos que sabía que se prestarían a colaborar con nosotros».

Escaso presupuesto

La boirense reconoce que han tenido que ajustar mucho para realizar el trabajo con el presupuesto asignado por la escuela: «Hasta este curso concedían más fondos, pero se hacía un número muy reducido de películas; ahora decidieron producir más cortos, mermando la partida de cada uno. Para el presupuesto que tenemos, es una producción bastante importante», explica.

Ello conlleva que las quince personas que integran el equipo asuman diversas funciones. En el caso de Laura Triñanes, ejerce de directora de fotografía. Los alumnos procedente de la escuela catalana han contado con la colaboración de Sara Hermo, de Abanqueiro, y Patricia Beade, de Brión, profesionales del sector audiovisual que han querido prestar su ayuda en el apartado de iluminación.

Además de ser el trabajo de fin de grado de este grupo de estudiantes, Desanclada aspira a entrar en el circuito de festivales: «Todavía no están decididos los certámenes a los que concurrirá, pero la idea es que salga de la escuela», comenta Laura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La ría de Arousa, plató natural para la grabación de un cortometraje