La piscicultura española aplaude que se amplíen por seis años más los aranceles de la UE a la trucha turca

La patronal Apromar advierte de que seguirá desplegando acciones para frenar la entrada de producto que se produce en condiciones desleales


redacción / la voz

Como España, Turquía produce trucha arcoíris en acuicultura. Pero mientras de los Pirineos para abajo el consumo de pescado supera los 25 kilos por persona y año, los turcos con seis kilos al año tienen suficiente. Y como lanzan anualmente al mercado 95.000 toneladas -frente a las 16.000 españolas- y sus empresas, según una investigación de la Comisión Europea, producen al 48 % de su capacidad tienen de sobra para consumir allí y, de paso, mandar al exterior. El de la Unión Europea es su mercado preferido. Porque se le compra, le queda cerca y ya tiene canales bien establecidos para introducir su producto, apunta la Asociación de Productores de Cultivos Marinos (Apromar).

La patronal ha mostrado su satisfacción por la decisión de Bruselas de mantener los aranceles compensatorios al producto de ese país que impuso en el 2015 al verificar que el Gobierno turco estaba subsidiando a las empresas de manera irregular y, con su exportación a los mercados europeos, causando un perjuicio importante a los productores de trucha arco iris de acuicultura de la Unión Europea.

Ese primer paquete de aranceles -que iban del 1,5 al 9,5 % del valor según la empresa exportadora- caducaba ahora y en el 2019, viendo cerca ya el final del castigo comunitario, los acuicultores de la UE pidieron una revisión del caso. Ankara aseguró que se había producido un cambio en el sistema y sus productores ya no estaban subvencionados, por lo que demandaba la retirada de los aranceles. Pero la investigación que durante todo un año realizó Bruselas comprobó que no era así, por lo que las cargas continuarán al menos durante seis años más, algo de lo que se congratulan en Apromar.

De todos modos, esas medidas de compensación son apenas una tirita para curar la herida de la competencia desleal. De acuerdos con los cálculos de la Comisión, la capacidad excedentaria de Turquía en trucha es de 100.000 toneladas, que viene a ser el 70 % de esa especie que se consume en la UE. Y por eso el comunitario es, de lejos, el mercado más importante para los turcos, aún a pesar de los aranceles. Envía a los Veintisiete un 59 % más de lo que manda a su segundo mejor cliente, que es Rusia. Juntos, absorben el 85 % de toda la trucha turca que se exporta. Por eso Apromar cree que la medida comercial no es suficiente. La entidad seguirá «desplegando acciones legales y políticas» para conseguir que las empresas españolas de acuicultura puedan competir en igualdad de condiciones frente a las importaciones, vengan de donde vengan. Y no solo atenderán a la procedencia, también pleitearán contra prácticas desleales en productos como la lubina, la dorada o la corvina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La piscicultura española aplaude que se amplíen por seis años más los aranceles de la UE a la trucha turca