El megayate ruso no reclamará al pequeño velero que arañó su casco en Vigo

El SYA admite que fue un incidente de «chapa y pintura»


vigo / la voz

El capitán del Sailing Yacht A (SYA), el mayor yate a vela del mundo, finalmente, no denunciará al patrón de un pequeño velero cargado de niños que colisionó fortuitamente contra su casco cuando estaba fondeado en la ría de Vigo el domingo 28 de marzo. El megayate SYA, debido a su altura, hizo un «efecto muro» que cortó el viento y el minúsculo bote, cuyos tripulantes se habían aproximado para admirar el velero híbrido de 142,8 metros de eslora, perdió el control.

El gabinete de comunicación Eurasia Advisory, con sede en Londres y que representa al dueño, el multimillonario ruso Andrey Melnichenko, ha confirmado a La Voz que no habrá denuncia por tratarse de un pequeño incidente de chapa y pintura.

Inicialmente, la consignataria viguesa, Joaquín Dávila, desveló que el capitán tenía la intención de dar parte del incidente o denunciar ante la Capitanía Marítima. Los portavoces del SYA han confirmado que no habrá acciones legales contra el velero, matriculado en la zona de Pontevedra. Aclaran que «informar de un incidente a las autoridades es una buena práctica y el capitán tenía el deber legal de hacerlo, actuando de acuerdo con las instrucciones de navegación marítima. Esto no significa que hubiese ningún reclamo legal contra el propietario o patrón del bote pequeño». Concluyen que «finalmente, fue un incidente menor cuando un bote pequeño tocó al SYA, dejando ligeras marcas de pintura».

El SYA del industrial Melnichenko costó 500 millones de dólares (417 millones de euros). El velero, con motor adicional fue diseñado por Philippe Stark, puede acoger a 20 invitados y 54 tripulantes, tiene piscina con tejado rotatorio y helipuerto. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

El megayate ruso no reclamará al pequeño velero que arañó su casco en Vigo