Asime dice que la eólica marina puede sostener 12.000 empleos en Galicia en la próxima década

Los promotores de parques reclaman una regulación exprés para no perder los fondos europeos


Ferrol

La Asociación de Industrias del Metal y Tecnologías Asociadas de Galicia (Asime) cuantificó ayer en 12.000 los empleos -unos 6.000 directos y otros tantos inducidos- que puede sostener la eólica marina en la comunidad en la próxima década si se ponen en marcha parques de densidad media. El secretario general de la entidad, Enrique Mallón, participó en la jornada virtual sobre la cadena de valor de la industria eólica off-shore, oportunidades y retos, organizada por la Asociación Empresarial Eólica y el Club de la Energía, y en la que tanto empresas promotoras como industrias coincidieron en la necesidad de contar con una regulación clara y seguridad jurídica para que se produzca un auténtico desarrollo del sector en el país. 

Significaría materializar un salto cuantitativo destacado, ya que en los últimos años se han creado, al amparo de este sector, 800 nuevos puestos de trabajo directos y 300 indirectos.

Aunque no está completa al cien por cien, España cuenta con empresas que integran la mayor parte de la cadena logística necesaria para abastecer los proyectos de instalación de parques en las costas, gran parte de las cuales, como los astilleros de Navantia, se encuentran en Galicia. Abel Méndez, director comercial de Defensa y Seguridad Internacional de Navantia y uno de los primeros responsables de este negocio en la compañía pública, explicó que los contratos de eólica marina «son muy intensos en mano de obra». De hecho, alrededor de la mitad del importe «acaba en las personas», al ir destinado a costes de personal. El proyecto que actualmente acomete la factoría de Fene junto a la asturiana Windar Renovables -62 estructuras para el parque de Saint Brieuc, de Iberdrola en la Bretaña francesa- generará ocupación para 1.500 trabajadores, unos 250 en el puerto de Brest. Todos los miembros de la cadena de valor coinciden en que este es el momento idóneo para el desarrollo de parques eólicos flotantes en las aguas españolas, aunque las demandas están claras. Para evitar que no puedan aprovecharse los fondos europeos para la recuperación económica por la pandemia -que tienen un plazo máximo de ejecución- los promotores reclaman agilidad. «Es el momento de apostar por parques de un tamaño potente, para que sean tractores en la cadena de valor», afirmó Pablo Collado, director de Desarrollo Global Renovables de Iberdrola

Regulación exprés

Además, propuso una tramitación exprés específica para materializar ese tipo de recintos. «Si vamos a tardar mucho en tener una regulación global, necesitamos una específica para esos cinco o seis proyectos tractores, una tramitación simplificada para poder llegar a tiempo», añadió.

Manuel Fernández, de la empresa Ocean Winds, participada por la portuguesa EDP, recordó que los proyectos precomerciales y comerciales materializados en Portugal demuestran que la eólica flotante es una realidad palpable, aunque insistió en que en España «se necesita generar confianza mediante los hechos», en clara alusión a la legislación que se precisa para su desarrollo.

También abogaron los promotores por sentar a todos los actores implicados en este mercado -como el turismo, la pesca y el medio ambiente- para hacer una regulación en la que todos los aspectos queden definidos desde el primer momento. No obstante, Javier Díez, de Equinor, subrayó que cada proyecto de eólica marina implica una declaración de impacto ambiental. Además, incidió en la reducción de costes que se ha ido logrando en los últimos parques flotantes con respecto a los anteriores.

Demanda para replicar en el mar los éxitos del sector del viento en tierra

Visibilidad, regulación, ecosistema empresarial, compañías de base tecnológica y financiación. Son las principales necesidades que plantean las empresas con planes para la eólica marina. Así lo expuso en la jornada Juan Diego, presidente de la Asociación Empresarial Eólica, quien afirmó que «actualmente tenemos la oportunidad de replicar el círculo virtuoso como el que generó la eólica terrestre». Se necesita, insisten las empresas, un proyecto de país para este mercado. Juan Ferrero, responsable de Desarrollo Renovable de Naturgy, recordó que han presentado manifestaciones de interés para materializar parques en el norte del país. Galicia se encuentra entre sus objetivos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Asime dice que la eólica marina puede sostener 12.000 empleos en Galicia en la próxima década