Sin pulpo gallego fresco del 30 de abril a 5 de julio

Discrepancias entre las federaciones de cofradías sobre la veda se resuelven con una votación

Dos espléndidos pulpos subastados en la lonja de Ribeira, en una foto de archivo
Dos espléndidos pulpos subastados en la lonja de Ribeira, en una foto de archivo

Acaba de concluir la reunión de la Comisión do Polbo, formada por representantes de las tres federaciones de cofradías de pescadores y de la Consellería do Mar. Después de un 2020 nefasto en ventas del octópodo, el peor en lo que va de siglo, acudieron al encuentro con posiciones diferentes. Por mayoría, los pósitos de la provincia de A Coruña proponían una veda biológica de tres meses, parte de los de Pontevedra se decantaban porque durase entre mes y medio y dos meses y otra parte respaldaba los tres meses, mientras los de A Mariña de Lugo planteaban mes y medio. En esta ocasión, las discrepancias se resolvieron con una votación, explican asistentes al encuentro. Por mayoría, se impuso un paro de nueve semanas, que comenzará el próximo 30 de abril y se prolongará hasta el 5 de julio.

Por tanto, durante ese período ni los pescadores profesionales ni los recreativos podrán capturar ni un solo pulpo. Respecto a otros años, no hay más cambios relevantes en el plan de gestión que cada primavera negocian las cofradías y la Consellería do Mar. Con todo, los dos meses y una semana de veda superan en más del doble al mes que duró el año pasado, y también a los dos meses habituales de años anteriores. Todo apunta a que el fiasco en la campaña que ahora acaba ha sido determinante. Queda por ver si la ampliación del paro biológico para permitir que críe el Octopus vulgaris se refleja en las capturas de los naseiros a partir de la segunda semana de julio.

El pulpo gallego quizá resurja este año

S. S.
Pulpos capturados en la ría en el 2011, cuando se vendieron en las lonjas gallegas 3,4 millones de kilos, más del triple que en el 2020
Pulpos capturados en la ría en el 2011, cuando se vendieron en las lonjas gallegas 3,4 millones de kilos, más del triple que en el 2020

Grandes desoves y ciclos históricos apuntan que mejorará el nefasto 2020

Cuando el anticiclón de las Azores genera vientos del norte, el agua de la superficie del mar gallego se desplaza al océano y asciende la del fondo, cargada de nutrientes. Es el afloramiento, ese proceso natural que entre primavera y verano llena de vida y alimento las costas de Galicia, uno de los medios marinos más ricos del planeta. Determina la abundancia de especies como el pulpo, ese símbolo gastronómico que se esfumó en el 2020. Las lonjas gallegas vendieron un 58 % menos que el promedio anual de este siglo y solo facturaron un 42 % menos gracias a que se pagó un 39 % más. El nefasto año para el pulpo gallego quizá quede atrás en este 2021 porque grandes desoves detectados por los pescadores apuntan que puede repetirse lo que revelan ciclos históricos a los que se remiten los científicos, según los cuales a un año de escasez suele seguirlo otro de abundancia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Sin pulpo gallego fresco del 30 de abril a 5 de julio