La Guardia Civil reconoce el repunte de robos en bateas

El presidente de Opmega vincula la oleada a los problemas para obtener semilla


vilagarcía / La voz

El presidente de Opmega, Ricardo Herbón, expresaba ayer el hartazgo de los socios de esta organización de bateeiros, y de muchas otras, ante los continuos robos de los que están siendo objeto las bateas de la ría de Arousa. El último, que afectó a un socio de Vilaxoán, se descubrió el pasado jueves. El afectado tenía previsto acudir ayer mismo a presentar una denuncia ante la Guardia Civil. En este cuerpo son conscientes de la existencia de ese problema, y desde la Comandancia de Pontevedra se reconoce que han aumentado las denuncias por este tipo de sucesos. Y eso, apuntan desde el sector mejillonero, «que moitas persoas non denuncian porque non queren meterse en liortas».

Ricardo Herbón atribuye estos robos a los problemas que este año están teniendo los bateeiros gallegos para hacerse con la cría de mejillón precisa para garantizar sus futuras cosechas. Entre que no ha habido la fijación habitual en las piedras, y que en muchos lugares han surgido conflictos con las cofradías, el año se ha presentado complicado y a estas alturas «aínda hai bastante xente que non ten toda a cría que precisa. Algúns, está visto, escollen o camiño máis fácil para conseguila, sen pensar no dano que fan», se lamentaba ayer el presidente de Opmega.

En ese contexto, su organización ha sumado fuerzas con las de A Illa de Arousa para poner en marcha un servicio de vigilancia que desplegará medios tanto por mar como por aire: la empresa contratada dispondrá de drones para sobrevolar los polígonos de bateas arousanos.

Puede que así se solucione el problema de los robos. Para intentar resolver el de la falta de cría, Opmega baraja solicitar a la Xunta que habilite mayo como mes de extracción.

Mejilloneros de Arousa contratan vigilancia con drones ante el aumento de robos en sus bateas

rosa estévez

Una empresa peinará los polígonos también desde embarcación

La semana pasada, varios bateeiros de la ría de Arousa descubrieron, espantados, que su plan de trabajo para los próximos años había sido desbaratado por completo. Al amparo de la noche, alguien se había acercado a las plataformas para llevarse cuerdas, sobre todo aquellas en las que crece la tan escasa cría. «Non son roubos dunha ou dúas cordas. Hai bateas nas que falamos dun cento», explicaba ayer Fernando García, el presidente de la asociación Illa de Arousa. Esa oleada de asaltos fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de muchos productores. De ahí que las asociaciones de A Illa de Arousa -germen del proyecto- y Opmega hayan decidido poner en marcha un proyecto en el que ya llevaban tiempo trabajando: un sistema de vigilancia que deberá poner fin a la impunidad con la que se producen estos ataques.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Guardia Civil reconoce el repunte de robos en bateas