El PPdeG agita de nuevo el fantasma de la deslocalización de las empresas de la costa

Pedro Puy teme que el cambio previsto en la duración de las concesiones provoque la huida de factorías a lugares como Portugal, donde hay más facilidades que en Galicia


redacción

El portavoz del Grupo Popular en el Parlamento de Galicia, Pedro Puy, volvió a agitar el fantasma de la deslocalización. En un comunicado, la voz de los populares en el Congreso alertó de que la modificación de la Ley de Costas a través de las disposiciones llamadas a regular el cambio climático y la transición energética «pode provocar que as empresas planifiquen accións noutras zonas con requisitos menos esixentes, como pode ser Portugal».

Puy reabrió también la batalla de los números al señalar que el anteproyecto afecta «substancialmente a un cento de empresas galegas» que están asentadas en el dominio público marítimo-terrestre, «ao reducir a 75 anos o máximo tempo total de concesións neste ámbito».

«Estamos preocupados porque nun momento no que a industria galega atravesa a crise provocada pola pandemia, un dos sectores máis puxantes da nosa economía e que lidera ás exportacións ao mundo se ve ameazado por un cambio normativo que nos parece inapropiado, poñendo en risco a súa supervivencia e a de moita xente que leva vivindo do mar durante décadas», expuso Puy.

El comunicado finaliza agitando de nuevo la posibilidad de la fuga de empresas a Portugal, con mayores facilidades que Galicia para asentar una industria: «Se está a producir un abandono dos investimentos que farían que esa empresa seguise sendo produtiva cara ao futuro e unha planificación a longo prazo cara outras zonas, como Portugal, onde os requisitos non son tan esixentes e as empresas ven que teñen máis capacidade de manter investimentos a longo prazo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El PPdeG agita de nuevo el fantasma de la deslocalización de las empresas de la costa