Barreras no contempla a corto plazo el segundo crucero para The Ritz Carlton Yacht Collection

El astillero negocia varios proyectos para entrar en el sector eólico

Evrima, crucero de Barreras
Evrima, crucero de Barreras

vigo / la voz

HJ Barreras tiene un futuro por delante enfocado a la diversificación de producto, más allá de la construcción de barcos. Así lo ha dado a entender el astillero, propiedad de Cruise Yacht Yardco LTD, una sociedad con sede en Malta vinculada a la naviera The Ritz Carlton Yacht Collection.Una semana después de la marcha del crucero Evrima, que ha estado en construcción durante los últimos dos años en Barreras, para el astillero santanderino Astander, el constructor naval vigués que preside Douglas Prothero aseguró ayer en un comunicado que negocia «con varias entidades» para ampliar sus líneas de negocio hacia la energía renovable, incluyendo proyectos dentro del sector eólico.

«Barreras está trabajando intensamente en esta expansión, que además podría generar nuevos puestos de trabajo en Galicia, que es uno de los principales objetivos de la empresa», manifestó el astillero, que avanza además la carga de trabajo que mantendrá ocupado al astillero de inmediato. Una actividad en la que no aparece el arranque de la construcción del segundo crucero para The Ritz Carlton Yacht Collection, firmado hace casi dos años, en abril del 2019. Este buque, de características similares a las del primero, figuraba en el plan de viabilidad con el que el astillero sacó adelante la refinanciación necesaria desbloquear la construcción del primer crucero. En todo caso, en el escrito remitido ayer, Barreras sí hace mención a «nuevos proyectos» de construcción naval, para los que la dirección del astillero «continúa trabajando muy de cerca con reconocidos brokeres internacionales del sector, y directamente con potenciales clientes, para la ampliación de su cartera de pedidos a largo plazo», asegura.

Desmontando a Havila

Aunque el astillero se ha quedado sin carga nueva de trabajo tras la marcha del Evrima, no contempla tampoco acometer un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) mientras no se cierren nuevos pedidos. Por el momento, anuncia que iniciará próximamente el desmontaje de los cascos de los dos cruceros frustrados que comenzó a construir en el 2019 para la naviera noruega Havila, que acabó adjudicando ambos buques al astillero turco Tersan. Acometerá estas tareas de desguace «para dar paso a nuevos trabajos en las gradas». Mientras, el constructor explica que continúan las tareas de apoyo a la finalización del Evrima por parte del equipo de Barreras y de otros proveedores de la zona de Vigo, tanto aquí como en Santander.

«El astillero continúa avanzando en sus conversaciones con una serie de agencias gubernamentales para solucionar sus problemas heredados y así poder continuar con el legado de más de 120 años de historia dentro de la industria naval», señala Barreras en alusión al litigio que mantiene abierto en la Corte de Londres con la naviera Havila por la cancelación de los dos buques. En juego están 36,8 millones que la firma noruega reclama el astillero en concepto de garantías, aunque Barreras confía en ganar el litigio, ya que, antes de que Havila ejecutara las garantías, rescindió los contratos de ambos buques por impago.

Una empresa estratégica, a la espera de ayudas de la SEPI y de la Xunta

Barreras se considera parte importante de un sector estratégico para la comunidad gallega, y mantiene las expectativas de que fructifiquen sus conversaciones con la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), aunque su petición de ayudas por valor de 30 millones de euros formulada hace más de dos meses todavía no ha recibido respuesta. El fondo, dotado con un presupuesto de 10.000 millones, fue aprobado por el Gobierno en julio del año pasado con la finalidad de aportar apoyo público temporal para reforzar la solvencia de empresas no financieras afectadas por la pandemia y que sean consideradas estratégicas para el tejido productivo. Además, la Xunta está estudiando la solicitud de un crédito participativo presentada por la dirección del astillero, por una suma de ocho millones de euros. La concesión del préstamo estará condicionada al apoyo que reciba Barreras de la Administración central y a los planes de futuro que Prothero y su equipo tengan para la compañía, más allá de este primer crucero en construcción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Barreras no contempla a corto plazo el segundo crucero para The Ritz Carlton Yacht Collection