Si los barcos navegasen a un 75 % de su velocidad se rebajaría un 10 % las emisiones y el ruido

Según dos estudios encargados por el Gobierno belga y revisados por oenegés ecologistas


madrid

La reducción en la velocidad de los barcos disminuye las emisiones de CO2, carbono negro y otros contaminantes atmosféricos, así como el ruido que afecta a los ecosistemas submarinos, según dos estudios encargados por el Ministerio de Medio Ambiente de Bélgica y revisados por oenegés ecologistas.

Ambos informes, elaborados por el grupo de investigación independiente TNO para el Gobierno de Bruselas y publicados ayer, han analizado el tráfico marítimo real en el mar del Norte y han llegado a la conclusión de que limitar la velocidad de las embarcaciones al 75 % de su velocidad de diseño reduciría un 10 % la emisión de gases como el dióxido de carbono, los óxidos de azufre, los óxidos de nitrógeno y el carbono negro.

Revisados por las organizaciones Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) y OceanCare, los análisis también indican que ese descenso de la velocidad propiciaría una «reducción significativa» del ruido submarino, lo que redundaría en «una acción rápida para conseguir océanos saludables».

Esta limitación de velocidad es «fácil de aplicar y monitorear», además de crear «un marco de igualdad de condiciones» para que todos los tipos de buques de diferentes sectores aplicaran las mismas medidas «y nadie resultara penalizado indebidamente».

La directora de conservación marina de IFAW, Sharon Livermore, ha señalado en un comunicado que se trata de «una solución rentable» que se puede aplicar «de inmediato» y con «muchos beneficios colaterales» para el océano, el clima y las ballenas, «que dependen del sonido para su supervivencia».

De hecho, esta medida «también permitiría reducir la cantidad de ballenas muertas en colisiones con barcos», ha precisado.

En el mismo sentido se ha manifestado el portavoz de OceanCare, Carlos Bravo, quien ha pedido «actividades y estudios ambiciosos, similares al realizado por Bélgica» para el Mar Mediterráneo, «uno de los mares con mayor intensidad de tráfico marítimo del mundo».

Un conjunto de medidas vinculantes combinadas con incentivos «debería ayudar a la industria del transporte marítimo a realizar la transición a un modo de operar más respetuoso con el medio ambiente», ha añadido.

Las conclusiones de estos estudios llegan justo tras conocerse los «recientes y alarmantes» resultados del Programa Conjunto de Monitoreo del Ruido Ambiental del Mar del Norte financiado por la Unión Europea, que demostraron cómo su «paisaje sonoro» está «dominado por el ruido del transporte marítimo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Si los barcos navegasen a un 75 % de su velocidad se rebajaría un 10 % las emisiones y el ruido