Patrocinado por

Los mariscadores de la ría y la flota de bajura reactivan las movilizaciones en A Coruña

SOMOS MAR

Medio centenar de embarcaciones se concentraron en O Parrote en protesta por la imposición de GPS y registros electrónicos mientras un grupo de trabajadores reclamaba delante de la Casa del Mar compensaciones por el dragado de O Burgo

26 mar 2021 . Actualizado a las 14:38 h.

Marineros de bajura y mariscadores de la ría se concentraron este viernes en A Coruña en sendas movilizaciones para protestar por la reforma del reglamento de control europeo que obligará a instalar GPS en todas las embarcaciones de más de 4 metros de eslora y, en el caso de los trabajadores a pie, para reclamar compensaciones por el cese de actividad durante los dos años que se prolongarán los trabajos de dragado y la regeneración de los fondos de O Burgo.

En O Parrote medio centenar de embarcaciones llegadas desde el muelle de Oza hicieron sonar sus bocinas en contra de la propuesta de modificación del reglamento comunitario de control que obligaría a los barcos de entre 10 y 15 metros a registrar sus capturas de forma electrónica. «Para a flota artesanal é inviable», apuntó Felipe Canosa, patrón mayor de la Cofradía de A Coruña. Los pescadores también rechazan la imposición de un sistema GPS a todas las embarcaciones de más de cuatro metros de eslora y colocaron pancartas a bordo de denuncia: «Somos pescadores, no delincuentes».

En la Casa del Mar, Manuel Baldomir, portavoz de los mariscadores de O Burgo, denunció el último plante de la Xunta, que canceló la reunión a la que se había comprometido la conselleira do Mar, Rosa Quintana, después de que los trabajadores enviaran una solicitud de amparo a la valedora do Pobo. «Chegounos unha convocatoria de xuntanza pero onte tivemos a mala sorte (entre comillas, porque parece de risa) de que a primeira hora nos din que se suspende e non nos dan unha nova data», explicó Baldomir, que calificó de «irrisorio e abusivo» que la Xunta y el Estado «se pasen a pelota mutuamente» para evitar asumir las compensaciones que reclaman los 80 trabajadores durante el tiempo que no podrán bajar a faenar.