El atasco en el canal de Suez se ve desde el espacio

La propietaria del buque, la japonesa Shoei Kisen, aspira a desencallar el barco este sábado


el cairo

El monumental atasco que se ha formado en el canal de Suez -que afecta a ambos extremos, e incluso a su tramo central, el Gran Lago (Bitter Lake)- se ha hecho patente hasta en el espacio. Las últimas imágenes enviadas por el satélite Copernicus Sentinel-1, de la Agencia Espacial Europea, del mismo día en el que el buque portacontenedores panameño Ever Given quedó atravesado tocando ambos márgenes de la vía que une el mar Rojo y el mar Mediterráneo, muestran decenas de mercantes concentrados en el golfo de Suez, esperando para poder atravesar el canal hacia Europa.

Un apelotonamiento que este viernes se acercaba a las 250 embarcaciones, cargadas con mercancías que superarían los 40.000 millones de euros, si son acertados los cálculos de Lloyd's List. Sus analistas estiman que el tráfico que diariamente circula hacia Europa mueve mercancías por valor de 4.300 millones y que en el sentido contrario transitan bienes por 3.800 millones.

Con suerte, si se cumplen las optimistas previsiones de la armadora del buque encallado, ese tapón podría empezar a deshacerse este mismo sábado. El presidente de la compañía japonesa Shoei Kisen, propietaria del buque de 400 metros de eslora que ha atorado el canal, Yukito Higaki, dijo el viernes en rueda de prensa que aspiran a desencallar el barco este mismo sábado, en colaboración con las autoridades locales. Para ello se ha movilizado «maquinaria adicional de dragado» con el objetivo de liberar el buque «hacia la noche del sábado», según horario japonés.

La compañía, que ya había pedido disculpas por los trastornos que está causando el Ever Given a las demás navieras y fletadoras, explicó a Efe que la empresa está asegurada como propietaria del portacontenedores ante las posibles demandas que podría tener que afrontar debido a las interrupciones del transporte marítimo causadas por el bloqueo del canal desde el pasado martes por la mañana.

Reprogramación de rutas

Desde luego trastornos ha causado. Y muchos. Hasta el punto de que las navieras están reprogramando rutas y pensando ya en tomar la alternativa larga, la que lleva por el cabo de Buena Esperanza y que extiende al menos cinco días la singladura hacia Europa. Maerks, por ejemplo, ya ha redirigido a dos de sus buques, el Maerks Algol y el Maerks Skarstind por el camino largo y tiene a varios, como el Esmeralda o el Saigón atrapados dentro del convoy del canal.

Por eso hay quienes ya avisan de que habrá que rascarse más el bolsillo. Auguran subidas del petróleo, ahora muy volátil porque no sabe si atender al atasco o a la pandemia, o en las materias primas y componentes electrónicos.

EE. UU. al rescate

El problema ha despertado tal preocupación mundial que EE.UU. no ha dudado en ofrecer su ayuda a Egipto para mover las 20.000 toneladas de barco, ofrecimiento que la Autoridad del Canal de Suez ha aceptado. Calcula que habrá que remover entre 15.000 y 20.000 metros cúbicos de tierra para conseguir una profundidad de entre 12 y 16 metros para que pueda ser reflotado el buque.

El dragado del canal, retirando la arena y el barro, es la opción por la que se ha optado para tratar de liberar el barco que supuestamente habría quedado encajado al hacer efecto vela la carga que llevaba cuando sopló una ráfaga de 40 nudos.

Esa es la opción más acertada y la más pragmática a juicio de Javier Ceanuri, secretario general de la Asociación de Ingenieros Marinos. En su opinión, habría que dragar el canal tanto por la zona de proa -donde se está actuando- como por la de popa, y después moverlo con los remolcadores hasta enderezarlo y ponerlo de nuevo en la ruta.

Otras opciones, como descargar los contenedores, se le antojan descabelladas, ya que allí «no hay grúas portuarias» para desembarcarlos, pues no hay que olvidar que se está «en medio del desierto».

El textil y la automoción gallega se resentirán del atasco en el canal de Suez

e. abuín

Más de 150 cargueros esperan a que se libere el Ever Given para transitar. La autoridad del Canal agradece a EE. UU. la ayuda ofrecida para reestablecer la comunicación

Las arterias del tráfico marítimo mundial tienen cuatro puntos críticos. Dos sin esclusas, como son el estrecho de Malaca y el de Gibraltar, y otros dos en los que hay que regular el paso y pagar peaje: el canal de Panamá y el de Suez. Un problema en cualquiera de ese sistema coronario de las rutas marítimas puede comprometer la buena salud del comercio mundial. Uno de esos pasos, precisamente el más concurrido, el que conecta el mar Mediterráneo y el mar Rojo y por el que discurre por donde discurre el 12 % del comercio mundial, colapsó el martes.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

El atasco en el canal de Suez se ve desde el espacio