La bajura se revuelve contra el GPS, las cámaras a bordo y el diario electrónico

La flota artesanal convoca un paro en protesta por el reglamento de Control

Embarcaciones de marisqueo trabajando agrupadas en Os Lombos do Ulla
Embarcaciones de marisqueo trabajando agrupadas en Os Lombos do Ulla

redacción / la voz

Quitando los temporales, pocas cosas hasta ahora habían hecho amarrar a toda la bajura: el desorbitado precio del gasoil en el 2008, la escasez de cuotas, la fórmula de reparto de las mismas... Y para de contar.

A esos motivos se suma ahora la eurodiputada socialista Clara Aguilera. Su informe de opinión sobre el reglamento de Control Pesquero -aprobado la semana pasada en el pleno del Parlamento Europeo- ha generado una corriente de malestar tal, que ha cobrado la fuerza de un temporal capaz de hacer amarrar a toda la flota. Es lo que está previsto que ocurra el próximo viernes.

A propuesta de la Federación Galega de Confrarías, patrones y vicepatrones mayores de las 63 cofradías de Galicia, reunidos de forma telemática para analizar el reglamento de Control Pesquero, acordaron ayer realizar un paro de las embarcaciones artesanales. El viernes que viene, los barcos no saldrán más que a mediodía. Y lo harán para concentrarse en la bocana u otro punto de sus respectivos puertos y hacer sonar las sirenas en señal de protesta y desacuerdo con las medidas que el informe de Aguilera, en un intento de introducir la digitalización en el sistema de control, ha planeado para ellos.

Esos planes de modernización para este segmento de flota vienen cargados de flamantes siglas, algunas conocidas y otras no tanto. GPS, DEA (diario electrónico de a bordo), CCTV (cámaras de circuito cerrado de televisión), tecnologías que, opina la federación, además de inasumibles, se antojan ridículas para alguien que sepa cómo operan estas embarcaciones. Desde luego, Aguilera no es una de esas personas, según los patrones mayores.

Solo alguien que no haya puesto un pie en la ría de Arousa propondría la geolocalización obligatoria a todas y cada una de las lanchas que faenan agrupadas en Os Lombos do Ulla, por ejemplo, donde la señal de uno puede confundirse con la de la gamela de al lado. O plantear que un barco naseiro por medir más de 12 metros de eslora pueda tener que llevar cámaras a bordo si se le llega a considerar de alto riesgo de incumplimiento de la obligación de desembarque. O hacerles implantar el diario electrónico de a bordo para registrar sus capturas cuando trabajan a escasas millas de las lonjas y las declaraciones de desembarque, notas de venta o guías de transporte que allí se hacen «son más que suficientes», explica la federación gallega en un comunicado. 

De alegaciones e invitaciones

Si Clara Aguilera no sabe todo eso es, según las cofradías, porque no se ha molestado en atender a las alegaciones que la bajura ha presentado a todos los borradores que ha habido en todos estos años y porque tampoco quiso aceptar la invitación a visitarlos de los pescadores artesanales cuando estuvo en Galicia.

Así es que la protesta es «por la falta de consideración de la UE en general, pero de los ponentes de esta iniciativa en particular». Así es que solicitan el cese de la socialista Clara Aguilera, «por no atender las alegaciones del sector artesanal gallego y seguir adelante con su informe a pesar de todo».

Además, la bajura gallega está dispuesta a abanderar una cruzada contra el reglamento de Control Pesquero. Se va a dirigir por escrito a la federación nacional -su presidente es el lucense Basilio Otero- para que informe al resto de las cofradías españolas y busque su apoyo. También solicitarán respaldo en los concellos, alentando mociones en defensa de la flota artesanal y en desacuerdo con lo que el nuevo reglamento de control significa para el sector.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La bajura se revuelve contra el GPS, las cámaras a bordo y el diario electrónico