La contrapartida económica frustra el pacto de pesca entre la UE y Mauritania

Preocupación en el sector gallego por el fracaso de la séptima ronda, que pospone a abril la esperanza se seguir en el caladero


Redacción / La Voz

El séptimo intento de la Comisión Europea y de Mauritania por renovar un acuerdo pesquero que ya ha sido prorrogado en dos ocasiones ha fracasado. La cumbre que ambas delegaciones celebraron en Las Palmas de Gran Canaria no ha servido para resolver el desencuentro económico entre ambas partes. Bruselas quiere rebajar la partida económica casi a la mitad, dado que es más o menos el aprovechamiento que está haciendo la flota comunitaria del pacto actual. Y aunque el país africano rebajó sus expectativas, no acepta por cicatera la propuesta de la Comisión.

Desde el Parlamento Europeo y, sobre todo, desde el sector español, que se encuentra entre las categorías de pesca que sí hacen uso de las posibilidades que le otorga el acuerdo —y en algunos casos más que tuvieran—, instan a los negociadores comunitarios a buscar otras vías para rentabilizar el acuerdo. Apuntan, por ejemplo, una revisión de zonas en las que puede operar la flota. O incorporar nuevos stocks hasta ahora vedados a la flota comunitaria, como es el caso de los cefalópodos. O arrancar la autorización para comercializar aceite de pescado.

La jefa de la delegación negociadora comunitaria, Veronika Veits, aseguró a los eurodiputados que se están buscando soluciones imaginativas y fórmulas para mantener el que, admitió, es el acuerdo de pesca sostenible más importante que tiene la Unión Europea con un tercer país, vital para algunas flotas que carecen de caladero alternativo, sin perder de vista su importancia geopolítica, como le había recordado el gallego Francisco Millán Mon.

El fracaso de esta séptima ronda inquieta al sector pesquero gallego —sustanciado en media docena de arrastreros congeladores y algo más de una decena de palangreros de fondo y arrastreros que capturan y venden en fresco merluza negra y palometa—, toda vez que los plazos están muy apurados. El protocolo expira el 15 de noviembre y la octava ronda no se celebrará hasta abril. La preocupación es mayor después de escuchar verbalizar a Veits algo que, en el fondo, casi tenían asumido: «No habrá una tercera prórroga». Por tanto, o se logra un acuerdo o el 15 de noviembre tendrán que abandonar el caladero. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La contrapartida económica frustra el pacto de pesca entre la UE y Mauritania