Patrocinado por

Alberto Ramos: El boirense con síndrome de Down que halló su lugar entre los mariscadores

m. x. blanco RIBEIRA / LA VOZ

SOMOS MAR

CARMELA QUEIJEIRO

Ha luchado para lograr un trabajo y ahora se siente como si le tocara la lotería

19 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Playa boirense de Barraña, diez de la mañana. Decenas de personas ataviadas con trajes de agua, guantes y botas toman el arenal dispuestas a extraer los exquisitos frutos del mar. Por su desparpajo, ilusión y simpatía, de entre todos estos mariscadores pertenecientes a la cofradía de Cabo de Cruz sobresale Alberto Ramos García (Boiro, 1986). Él es uno de esos ejemplos de superación que levantan el ánimo, que animan a agradecer los pequeños regalos que nos da la vida. Tiene síndrome de Down, pero ello no ha sido impedimento para que luchara contra viento y marea para conseguir un trabajo. Ahora que lo tiene se siente el hombre más feliz del mundo.

Aunque ya antes había ejercido de empaquetador en la conserva y había formado parte de la brigada de limpieza municipal, no fue hasta que entró a formar parte del batallón de mariscadores de a pie del pósito crucense, hace un par de meses, cuando encontró su lugar. Fue una conocida la que lo animó a realizar los cursos necesarios y a probar fortuna. Ahora, con el rastro en la mano y una bolsa de almejas colgada al hombro, no oculta su alegría: «Demuestro que soy capaz de ejercer este trabajo, que las personas como yo pueden acceder al mundo laboral».

«En esta vida no hay nada imposible, hay que aprender y tener ganas»

Asegura que ni siquiera las condiciones adversas a las que tienen que enfrentarse en muchas jornadas los mariscadores le han bajado el ánimo: «Me gusta el trabajo en el mar, no le encuentro nada negativo». Madrugar, meterse en el agua en días fríos y esforzarse para que el rastro realice los movimientos que permitan extraer los bivalvos no son para él inconvenientes, al contrario. No duda en asegurar que tiene claro su camino: «Ya no me veo trabajando en otra cosa que no sea esta».