Patrocinado por

La Comisión enfría las posibilidades de volver a pescar pulpo en Mauritania

E. A. REDACCIÓN

SOMOS MAR

Leire

Asegura que la situación del «stock» no es buena y lo necesita la población local

19 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La jefa de la delegación comunitaria que negocia con Mauritania un nuevo pacto de pesca fue ayer tajante: «No habrá una tercera prórroga». Es decir, o se llega a un acuerdo o la flota europea tendrá que salir del caladero africano, toda vez que la vigencia del protocolo ya se ha extendido en dos ocasiones debido a la pandemia. Y las posturas siguen todavía muy encontradas, como admitió ayer Veronika Veits ante los eurodiputados de la Comisión de Pesca. Bruselas quiere rebajar la contrapartida financiera, toda vez que solo se aprovechan el 50% de las posibilidades de pesca del pacto y eso ya les ha reportado un tirón de orejas por parte del Tribunal de Cuentas. Mauritania, por su parte, no quiere rebajar sus pretensiones económicas.

Ahora bien, la Comisión, dicen, está haciendo todo lo posible, buscando soluciones imaginativas y poniendo todo de su parte para lograr acuerdo que evite la salida de la flota. Y pretende hacerlo a tiempo, porque el calendario ya está apretado, pero, según Veits, esa empresa tiene unos límites, que son el mandato que tiene el Ejecutivo, la disponibilidad presupuestaria y la sostenibilidad y el asesoramiento científico.

Desde la Eurocámara, diputados como la socialista Clara Aguilera o los populares Gabriel Mato y Francisco Millán Mon expusieron a la negociadora de la Comisión soluciones como revisar las zonas de operación, ampliar las posibilidades de pesca en las modalidades que sí se utilizan o incorporar nuevas especies, como los cefalópodos.