La Eurocámara se decanta por instalar cámaras en los barcos con grave riesgo de incumplir la normativa de descartes

A pesar de la campaña del Ejecutivo comunitario, la reforma del reglamento de Control Pesquero obtuvo 401 votos a favor, 247 en contra y 47 abstenciones


Redacción

Precedida de enorme polémica por la carta sin firma con la que la Dirección General de Asuntos Marítimos y Pesca (DG-Mare) trató de influir en la decisión de los eurodiputados, la mayoría de la Eurocámara se pronunció a favor de la reforma del reglamento de Control Pesquero aunque con algunas modificaciones sobre el texto que había cocinado la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo de la mano de la socialista española Clara Aguilera.

Por 401 votos a favor, 247 en contra y 47 abstenciones, los eurodiputados se decantaron por que la instalación de cámaras a bordo sea obligatoria en aquellos pesqueros de más de 12 metros de eslora que se entienda que tienen «riesgo grave de incumplimiento» de la obligación de desembarque y que, además, supongan un «porcentaje mínimo» de flota. Es una solución a medio camino entre la propuesta del Ejecutivo comunitario, que quería generalizar esa especie de Gran Hermano para velar por el veto a los descartes, y la que planteaban los eurodiputados de la Comisión de Pesca, que proponían que la instalación de esos circuitos cerrados de televisión fuese voluntaria y solo imperativa para aquellas embarcaciones que acumulasen más de dos sanciones graves en cuanto a la obligación de desembarque.

Los eurodiputados han apoyado también la obligación de que los Estados miembros verifiquen la exactitud y la coherencia de los datos sobre la potencia motriz y la instalación de esa especie de caja azul para motores que perseguía el equipo del comisario Virginijus Sinkevicius se limita a zonas sujetas a regímenes de esfuerzo pesquero, excluyendo así las aguas del océano Atlántico.

El sistema de control también incorpora la pesca recreativa, con un sistema de registro o licencias, sanciones y geolocalización para buques fletados.

Para la adopción de las disposiciones más controvertidas, como la geolocalización de la bajura -que se ha aprobado para todas las embarcaciones-, la instalación de cámaras a bordo o el control de la potencia, la Eurocámara ha fijado el plazo de cuatro años.

Tras la posición del Parlamento Europeo, falta que el Consejo adopte la suya antes de comenzar los trílogos y redactar el texto definitivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Eurocámara se decanta por instalar cámaras en los barcos con grave riesgo de incumplir la normativa de descartes