Patrocinado por

Marine Instruments prueba con éxito el dron de vigilancia que desarrolla para la Armada

La Voz REDACCIÓN

SOMOS MAR

Su Airfox ha superado diez días de demostraciones en condiciones meteorológicas extremas

11 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La empresa gallega Marine Instruments ha completado con éxito las pruebas del sistema aéreo remotamente tripulado M5D Airfox que desarrolla para la Dirección General de Armamento y Material (DGAM) del Ministerio de Defensa, dentro del programa Rapaz, que busca tecnología española para aplicar en misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

La ingeniería gallega ha presentado un dron, un vehículo aéreo no tripulado, naval con un peso máximo al despegue de 4 kilos, autonomía de hasta 10 horas, propulsión eléctrica con recarga mediante paneles solares en las alas, alcance de 18 millas náuticas, velocidad máxima de hasta 45 nudos, límite de viento real para operación de hasta 20 nudos y una carga de pago de una cámara de vídeo de alta definición (full HD). Y durante diez días de vuelos en las instalaciones del INTA en Torregorda (Cádiz), ha demostrado su eficacia en medio de unas condiciones meteorológicas muy exigentes, con condiciones extremas de viento. La respuesta del Airfox, a decir de la empresa, sorprendió a los asistentes por su capacidad de operación.

Las pruebas estuvieron supervisadas por personal de la Subdirección General de Tecnología e Innovación de la DGAM así como por personal de la 11 Escuadrilla de Aeronaves de la Armada. En ellas se ha puesto a prueba desde la compatibilidad electromagnética del sistema para operar desde un buque con numerosos emisores, hasta las condiciones de operación, alcance, ruido radiado, autonomía, características y prestaciones de la carga de pago, además de las condiciones de operación con seguridad para las posteriores pruebas a bordo de un buque: precisión en las tomas, condiciones de operación de la catapulta, protocolos de actuación autónoma en caso de condiciones desfavorables y otras que garantizan que la operación a bordo se desarrollará en unas condiciones de seguridad absolutas.

Tras estas pruebas se realizaron demostraciones a varias instituciones, agencias, ejércitos y unidades. Todos «han destacado la robustez del sistema, la flexibilidad de uso, las prestaciones, la idoneidad de la escasa carga logística asociada y la adaptabilidad del sistema para operar desde patrulleros de dimensiones limitadas hasta buques mayores», apunta Marine Instruments en un comunicado.

Ahora, tras haber superado las pruebas, se ha abierto un período de tiempo para incorporar las mejoras sugeridas por la Subdirección de Tecnología y Planificación de la DGAM y el sistema ya estará listo para una segunda prueba desde tierra para determinar su idoneidad en el apoyo a las operaciones inteligencia, vigilancia y reconocimiento sobre tierra y, posteriormente, para operar desde el buque que la Armada designe.