Patrocinado por

Desastre en Cabo de Cruz al hallar las mariscadoras todo el bivalvo moribundo

A. Gerpe, M. Gago, L. C. Llera REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Han tenido que suspender la campaña y devolver al mar el producto extraído

28 feb 2021 . Actualizado a las 13:59 h.

Tras haber pasado un mes en blanco porque ante la sucesión de temporales y la entrada de agua dulce en la ría decidieron no remover el bivalvo con el fin de que resistiese, las mariscadoras de a pie de Cabo de Cruz se llevaron ayer una desagradable sorpresa. Después de que la playa de Barraña acabara sembrada de molusco tras el vendaval del pasado fin de semana, el colectivo había depositado en Mañóns todas sus esperanzas de retomar la actividad. Se trata de un banco más resguardado y confiaban en que, al no haber removido la tierra durante semanas, el marisco estuviera en buenas condiciones.

Lo que encontraron fue un auténtico desastre. El bivalvo se debate entre la vida y la muerte. En los pocos capachos que llegaron a la lonja el molusco tenía la boca abierta y era evidente que no iba a resistir. Ante esta situación, la bióloga del pósito indicó que debía suspenderse la actividad extractiva y resembrar todo el producto a la espera de que, si el tiempo acompaña, pueda recuperarse y estar en óptimas condiciones para su comercialización.

El precedente del año 2000

La presidenta de la agrupación de a pie, Charo Vázquez, lleva 18 años como mariscadora y afirmaba: «Eu nunca vivín isto».