La flota española solo puede descargar en el Reino Unido de lunes a viernes

España no le valida el certificado de capturas en fines de semana ni festivos

Camiones descargando pescado capturado en Gran Sol en la lonja de Celeiro, en una foto de archivol
Camiones descargando pescado capturado en Gran Sol en la lonja de Celeiro, en una foto de archivol

viveiro / la voz

Que el Reino Unido haya consumado su divorcio de la Unión Europea (UE) lo convierte en un país tercero que debe cumplir las normas comunitarias sobre exportación e importación. A los pesqueros propiedad de españoles, aunque enarbolen bandera británica o francesa, les multiplica el papeleo. Asumidos los nuevos trámites, se topan con un problema añadido. Solucionarlo depende de la Secretaría General de Pesca, a la que piden soluciones entidades como la viguesa Anasol o Productores Pesqueros de Ondárroa. Mientras no llega, los barcos de Gran Sol solo pueden descargar en puertos del Reino Unido de lunes a viernes. Todo porque Pesca únicamente les valida los imprescindibles certificados de capturas en días laborables, no en festivos ni en fines de semana.

Sin ese documento, las autoridades británicas no autorizan los desembarcos en sus puertos, desde donde se transporta el pescado en camión para comercializarlo en lonjas gallegas como Burela, Celeiro, A Coruña, Vigo, Ribeira y otras del Cantábrico. Se tramita telemáticamente y acredita que las capturas coinciden con las registradas en el diario de a bordo y que el barco tiene licencia y cuota. Que son capturas legales han de comprobarlo en Pesca, pero no lo certifica fuera del horario hábil de los funcionarios. Aunque cuenta con personal durante las veinticuatro horas de todos los días del año en el centro de seguimiento de la flota, no es de plantilla y no está habilitado para validar esos certificados. Los armadores urgen remedios para equiparar a la flota española a la del Reino Unido o Francia, donde, aseguran, sí que cumplimentan ese documento fines de semana y festivos.

Palangreros y arrastreros de fondo que faenan al norte del Reino Unido, cerca de Escocia, han tenido que esperar a recibir el certificado. Retrasaron las descargas y, con ellas, el retorno al caladero y el traslado a puertos españoles de un producto fresco tan sensible como el pescado, con la consiguiente influencia en las cotizaciones o en el día de venta. Literalmente, los más de ochenta barcos españoles que faenan en Gran Sol casi no tienen horario ni fecha en el calendario, solo los que marcan sus cuotas, los temporales y los mercados.

Por costes y operatividad

Mientras otros pesqueros de Gran Sol alijan en Irlanda igual que antes del brexit, porque ese país continúa en la UE, quienes lo mueven desde los puertos escoceses de Lochinver o Scrabster se ven forzados a reprogramar su actividad.

Por operatividad y por costes, los buques de capital español que pescan en Gran Sol descargan en muelles irlandeses o británicos en distintas ocasiones y envían los productos refrigerados por carretera. Distan entre diez y veinte horas de navegación, ida y vuelta, de los caladeros donde faenan. Mucho menos que los cuatro o seis días de ruta necesarios desde los puertos gallegos y del resto del Cantábrico donde suelen vender. Armadores creen que el horario español de certificación de capturas «está máis pensado para o conxelado, non tan perecedeiro como o fresco».

Anasol advierte de una pérdida de competitividad

Si, por los horarios de la Administración pública, no es posible que los certificados de capturas los validen funcionarios de Pesca, la flota de Gran Sol sugiere la informatización del proceso y, en lo posible, respuestas automáticas. Así, subrayan los armadores, se evitaría condicionar su actividad y la igualaría a la de bandera británica o francesa, que faena en el mismo caladero y destina el pescado fresco, sobre todo merluza, al mismo mercado, el español. «No mar non hai horarios, resolver este atranco cun sistema operativo áxil e fiable depende da vontade política», incide un dueño de barcos con base en Galicia.

Desde Anasol alertan a Pesca de que esos navíos están «perdiendo competitividad». También advierten de una «merma de actividad» en los puertos de destino del pescado transportado en camión desde muelles británicos. Esa organización viguesa de armadores detalla que desde el norte de Escocia los camiones «necesitan cuatro días» para llegar con la mercancía a Galicia. Si Pesca no les valida los certificados de capturas los sábados y los domingos, «los miércoles y jueves resultan en la práctica inhábiles» para la venta. Y descargar en el Reino Unido los lunes «tampoco resulta del todo operativo porque cualquier retraso situaría el camión en venta de viernes, que no es de los mejores días para comercializar la pesca».

Consultado el Ministerio de Pesca sobre las posibles soluciones, en el momento de elaborar esta información no había enviado su contestación.

Newsletter Somosmar

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

La flota española solo puede descargar en el Reino Unido de lunes a viernes