Cofradías de la ría de Vigo detectan mucho bivalvo muerto por exceso de agua dulce

Mariscadoras de Vilaboa decidieron de urgencia suspender la campaña mientras esté el marisco débil, una medida que no tomaban desde las riadas del 2006


pontevedra / la voz

Las persistentes y cuantiosas precipitaciones de este mes están detrás de la elevada mortandad de la almeja y del berberecho en las Rías Baixas, según indican las cofradías de pescadores afectadas. Tras el desastre de Rianxo, donde las playas aparecieron alfombradas de conchas de bivalvo, en áreas como Os Lombos do Ulla y la Ría de Pontevedra optaron por paralizar la campaña marisquera al comprobar que el exceso de agua dulce había debilitado en exceso las poblaciones de almeja y berberecho y que se corría el riesgo de perder la cosecha.

La situación no ha mejorado con respecto a la semana pasada. Al contrario. Ahora han sido las cofradías de la ría de Vigo las que se han topado con marisco muerto en sus concesiones. Ayer faenaron en la playa de San Adrián las mariscadoras de a pie de Vilaboa y, según explicó el portavoz del pósito, José González, las productoras detectaron un volumen elevado de almeja muerta. Tanta, que el colectivo convocó una reunión urgente y extraordinaria en la lonja de Santa Cristina y decidieron paralizar la campaña. Se quiere evitar que al remover el sustrato se debilite aún más el molusco y se acelere la mortandad. González afirmó que esta es la primera vez desde las riadas del 2006 que se ven obligados a tomar semejante decisión. A la espera de lo que decidían los de Vilaboa estaba ayer Gonzalo Reinoso, patrón mayor de Arcade, donde también se detectó «bastante marisco morto», una circunstancia que pudieron constatar tanto los de a pie como los mariscadores de a flote que trabajan en el plan conjunto con Vigo.

Pontevedra aplaza el regreso

Mientras, las tres cofradías del fondo de la ría de Pontevedra han demorado el regreso a los arenales. Tenían previsto volver hoy, pero la bajísima salinidad debido a la crecida del Lérez, aconseja prudencia.

La conselleira do Mar, Rosa Quintana, indicó ayer en Porto do Son que los técnicos de la consellería «traballan no seguimento das zonas nas que se rexistrou baixa salinidade das augas e desprazamento de marisco cara ás praias como consecuencia do mal tempo». Recordó además que se han convocado ayudas para la regeneración de bancos marisqueros por un millón de euros.

Newsletter Somosmar

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Cofradías de la ría de Vigo detectan mucho bivalvo muerto por exceso de agua dulce