Oceana pide a Amazon que reduzca las 213.000 toneladas de plástico de sus embalajes

La organización conservacionista calcula que darían para envolver 500 veces toda la superficie terrestre


madrid

 

La organización de conservación marina Oceana calcula que Amazon generó durante el 2019 más de 213 millones de kilos en embalajes de plástico, con los que, según sus cálculos, se podría envolver 500 veces toda la superficie terrestre, a la vez que pide a la compañía que asuma su «responsabilidad» con el planeta y frente a la contaminación de los océanos, donde termina buena parte de esos plásticos y afecta a la fauna y la flora marina.

La oenegé ha publicado este martes un estudio en el que analiza a nivel global los datos de embalaje de comercio electrónico, que incluye desde almohadillas de aire papel burbuja y otros artículos de embalaje de plástico utilizados en los cerca de 7.000 millones de envíos realizados por Amazon en el 2019 de acuerdo con varias informaciones.

La directora de la campaña de plástico de Oceana Europe en España, Natividad Sánchez, ha alertado de que esta situación no deja de agravar el estado de la biodiversidad marina con la contaminación, la sobrepesca y ahora el plástico. Si bien, ha asegurado que la oenegé no llama al boicot de Amazon, sí quiere que la compañía y todas las del sector del comercio electrónico reflexionen sobre su responsabilidad en esta materia.

«Apelamos a Amazon para que lidere con el ejemplo, porque lo que haga tendrá una repercusión muy grande a nivel mundial», justifica Sánchez, que señala que en España la empresa tiene una cuota de mercado del 42,6 %.

Para realizar el estudio, Oceana ha cruzado datos, ya que en la actualidad solo hay estimaciones y no datos oficiales de Amazon. En concreto, ha estimado el comercio electrónico en todo el mundo combinándolo con la cuota de mercado de Amazon en distintos países. De ahí, asumiendo que utiliza la misma cantidad de porcentaje de plásticos que otros operadores y un artículo de Science sobre el porcentaje de plásticos de termina en el mar, el informe de Oceana estima que Amazon emite 211 millones de kilos de embalajes de plástico al año, de los que podrían terminar en océanos y ríos 10,17 millones de kilos. Esa cifra, según ha subrayado, equivaldría a verter en el mar la carga útil de plástico de una furgoneta de reparto convencional cada 70 minutos.

Precisamente, el informe alerta de que las planchas finas de plástico son confundidas por alimento por muchos animales marinos como las tortugas. Asimismo, denuncia que el problema no está solo en la superficie, sino en las profundidades marinas, donde el plástico se sumerge y de donde es muy difícil que salga y su proceso de degradación es mucho más lento que en las zonas con más luz y oxígeno. «Este es un problema que afecta en gran medida a España y Portugal», ha recordado.

De cara al 2021, cuando se prohibirá la venta y producción de numerosos objetos de plástico de un solo uso, la portavoz de Oceana insiste en que más allá de una sustitución del material lo importante es «un cambio cultural» hacia envases reutilizables. Por ello, cree que España tiene una oportunidad en el proyecto de ley de residuos que está elaborando el Gobierno porque «está muy bien reciclar», pero «es insuficiente» y hay que ir más allá para evitar residuos en el mar. «La cantidad de residuos plásticos generados por la empresa es asombrosa y crece a un ritmo aterrador», ha manifestado el vicepresidente sénior de Oceana, Matt Littlejohn.

Littlejohn asegura que el estudio revela que los embalajes de plástico y los residuos generados por los paquetes de Amazon no acaban en la planta de reciclaje en su mayoría, sino en el vertedero, en el incinerador o en el medio ambiente, lo que incluye «por desgracia, las vías fluviales y el mar, donde el plástico puede dañar la vida marina». Por ello, insiste en que «es hora» de que Amazon escuche a sus clientes, quienes, según recientes encuestas, «quieren alternativas sin plástico, y que se comprometan realmente a reducir su huella de plástico».

Tal es la gravedad, según la oenegé, que el 90 % de todas las aves marinas y el 52 % de las más de la mitad de las tortugas marinas han ingerido plástico. Además, añade que el 88 % de los animales que han ingerido o se han enredado en plástico, según un reciente estudio de Oceana, eran especies catalogadas como «en peligro» o «amenazadas de extinción» en la Ley de Especies en Peligro de EE. UU.

«La crisis de la contaminación por plástico, que se agrava rápidamente, debe ser resuelta por los principales contaminadores como Amazon, tomando medidas para reducir los plásticos, en lugar de utilizar frases vacías sobre el reciclaje», añadió Natividad Sánchez, directora de la campaña de plásticos de Oceana en Europa. Sánchez añade que el informe revela que el tipo de plástico que Amazon utiliza a menudo en los paquetes, denominado película plástica, no se recicla de hecho, a pesar de las afirmaciones de la empresa en sentido contrario. La mayoría de los programas municipales de recogida de basura para reciclar en el Reino Unido, Canadá y los Estados Unidos no aceptan este tipo de plástico. Por ejemplo, solo el 4 % de película plástica de polietileno de origen residencial en los Estados Unidos se recicló en el 2014.

Por otro lado, el informe incluye una encuesta a más de 5.000 clientes de Amazon en el Reino Unido, Canadá y los Estados Unidos en el 2020 que concluyó que el 86 % estaba preocupado por la contaminación del plástico y su impacto en los océanos; el 92 % estaba molesto porque el reciclaje de plástico no funciona; y el 87 % querría que Amazon y otros grandes comerciantes electrónicos ofrecieran opciones de embalaje sin plástico al pagar el pedido. En ese sentido, más de 640.000 personas han firmado una petición online que pide a la compañía que ofrezca soluciones sin plástico.

De hecho, Sánchez recuerda que Amazon ya ha dado pasos en ese sentido en la India, tras la aprobación de una ley en el país para luchar contra la contaminación del plástico que llevó a la empresa a prohibir los embalajes de ese material de los centros logísticos e introdujo otros basados en envoltorios de papel y que ya ha utilizado en más de 100 millones de envíos.

Pese a todo, Oceana alerta de que se prevé que la huella de residuos plásticos y de contaminación de Amazon aumente drásticamente, dadas las recientes estimaciones de los analistas de que las ventas de la empresa aumentarán en más de un tercio en el 2020.

Por último, la organización recomienda a Amazon que escuche a sus clientes, ofrezca la opción de embalaje libre de plástico a la hora de pagar y sea transparente en su rendición de cuentas sobre su huella plástica e impacto ambiental e insta a que los datos de la empresa sean verificados por una entidad independiente.

Newsletter Somosmar

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Oceana pide a Amazon que reduzca las 213.000 toneladas de plástico de sus embalajes