Arenque y bacaladilla se quedan sin sello azul MSC

La falta de un acuerdo sobre el reparto de cuota y que estas se fijen por encima de las recomendaciones científicas es la causa de esa pérdida de la certificación


redacción

La falta de acuerdo en el seno de la NEAFC (Comisión de Pesquerías del Atlántico Nororiental) ha hecho que se le caiga el sello azul de sostenibilidad al arenque y la bacaladilla de la región atlántico-escandinava. Así lo ha anunciado en un comunicado MSC (Marine Stewardship Council), la entidad que se encarga de expedir la certificación.

A partir del próximo 30 de diciembre, esas especies no podrán llevar el sello azul. La suspensión afecta a ocho certificados, que comprenden pesquerías pertenecientes a la Unión Europea, Noruega, Islandia, Rusia, las islas Feroe, Groenlandia y al Reino Unido, recientemente declarado Estado costero independiente.

Según explican desde MSC, las pesquerías de arenque atlántico-escandinavo desembarcan entre 600.000 y 700.000 toneladas al año, cifra que «constituye el 50 % del total de capturas de esta especie con certificación que se desembarcan anualmente». El arenque con sello azul, recuerda la entidad, se vende en supermercados y pescaderías de toda Europa. Por su parte, la bacaladilla procedente de las pesquerías suspendidas se emplea principalmente en la fabricación de piensos para el salmón de acuicultura, y una pequeña parte se vende a consumidores de Japón, Australia y Francia, transformada en surimi.

La razón última de que haya sido retirado el sello azul a esas especies es «la falta de un acuerdo internacional entre las distintas naciones implicadas en torno a cómo gestionar los niveles de captura». La ausencia de un sistema de gestión efectivo de las poblaciones de peces y, en particular, la falta de un acuerdo sobre el reparto de cuotas entre los países afectados con arreglo a las recomendaciones científicas ha conducido a que la cifra total de capturas superase los niveles de captura recomendados durante varios años.

En el 2019, las toneladas extraídas de todas las pesquerías de arenque atlántico-escandinavo superaron en un 32 % las recomendaciones científicas para ese año y, a tenor de las cuotas de captura que han comunicado los distintos países, en el 2020 «va a pasar lo mismo». Durante la reunión anual de los estados costeros del Atlántico nororiental, celebrada en octubre, «no llegó a plantearse solución alguna para el problema de la gestión de las poblaciones». Erin Priddle, directora de MSC para el norte de Europa, instó a los países a llegar a un acuerdo y a atender los consejos científicos: «Para las especies migratorias como el arenque atlántico-escandinavo las fronteras no existen, por ello necesitamos acuerdos para gestionar los ecosistemas en su conjunto, en vez de gestionar los recursos pesqueros en base a los intereses de cada país».

El antecedente de la caballa

MSC alude a que hay antecedentes de esta situación. El año pasado, por esa misma razón, las pesquerías de caballa del Atlántico nororiental con certificación MSC fueron suspendidas y no se les han restituido aún los certificados debido a la preocupación que sigue suscitando la gestión de las capturas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Arenque y bacaladilla se quedan sin sello azul MSC