Muere el patrón de un remolcador al hundirse en Marín

El accidente pudo deberse a que se soltó de imprevisto uno de los cables con los que el barco remolcaba a un pesquero


Marín / La voz

«Hizo una maniobra y debió de cogerles desprevenidos. Son circunstancias que, desgraciadamente, pasan». Consternado y con la emoción contenida en la voz, Antonio Alonso, dueño de la empresa Amare Marín, aludía así al trágico suceso que le había costado la vida al patrón del remolcador Gaivota, Eusebio Aldao Rodríguez. Alonso confirmó que el incidente se produjo en una labor rutinaria de las que diariamente tienen encomendadas: el acompañamiento en la maniobra de salida de, en este caso, un pesquero congelador recién botado que se dirigía a Vigo.

A este respecto, desde la Autoridad Portuaria precisaron que el suceso se produjo en aguas próximas a las playas de Mogor y Portocelo, a unos mil metros de la costa. Como suele ocurrir con cada barco que accede o abandona el puerto de Marín, dos remolcadores, junto con el práctico, estaban acompañando al pesquero cuando, cuando debió realizar una maniobra que terminó provocando que el Gaivota volcase y se hundiese. Aunque las causas se están investigando, es probable que uno de los cables de remolque se soltase de improviso.

Uno de los tripulantes consiguió saltar al agua y fue rescatado con vida, pero el patrón quedó atrapado. Su cuerpo fue sacado posteriormente a la superficie pero, aunque los servicios sanitarios trataron de reanimarlo, nada se pudo hacer por su vida.

Desde el 112 precisaron que sobre las 13.45 horas «os mergulladores dunha empresa próxima ao lugar solicitaban asistencia médica para un mariñeiro rescatado do interior do barco». Mientras que desde la Autoridad Portuaria se movilizaba a un tercer remolcador, el 112 daba aviso a, entre otros, servicios de emergencias, la Guardia Civil del Mar, Salvamento Marítimo e Gardacostas de Galicia, que «activou o Plan Territorial de Contaminación Mariña Accidental de Galicia en fase de alerta» para evitar posibles vertidos del Gaivota.

El fallecimiento de Eusebio Aldao, Sebito, conmocionó al barrio marinense de A Cañota, del que era originario. Casado y con dos hijas, todos destacan su experiencia y profesionalidad como patrón de un remolcador: «Era un veterano. Llevaba con nosotros prácticamente veinte años», destacó Antonio Alonso.

Newsletter Somosmar

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
0 votos
Comentarios

Muere el patrón de un remolcador al hundirse en Marín