Patrocinado por

Las gentes del mar capean mejor la pandemia en Galicia y el Cantábrico

La Voz REDACCIÓN/ LA VOZ

SOMOS MAR

Un pesquero de bajura descargando xarda en Burela, en pleno confinamiento, a final de mayo
Un pesquero de bajura descargando xarda en Burela, en pleno confinamiento, a final de mayo Pepa Losada

Han acabado en ERTE el 4 %, lejos del 37 % de las islas o del 23 y 20 % del sur y el este

13 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A punto de cumplirse siete meses del estado de alarma por el covid-19, que se prolongó durante casi cien días en España, y en plena segunda ola, trascienden datos sobre el impacto en el mundo del mar que describen diferencias entre territorios. Declarados esenciales, todos los eslabones del sector pesquero y del transporte marítimo han encajado los golpes de la pandemia. Asumiendo riesgos y soportando pérdidas económicas, trabajadores y empresarios le han plantado cara como mejor pueden o saben. Causas de fuerza mayor, como la imposibilidad de seguir en activo o de protegerse del virus, o serios perjuicios económicos han abocado a empresarios, autónomos y asalariados a suspender temporalmente la actividad y a acogerse a ERTE (expediente de regulación temporal de empleo). Datos del Instituto Social de la Marina (ISM) revelan que no todos han capeado igual la crisis.

Entre otras razones que las estadísticas no aclaran, porque no se lo han planteado, porque tienen opciones para seguir al pie del cañón o porque no les queda otra para subsistir, quienes cotizan a la Seguridad Social por el régimen especial del mar en Galicia y el resto del Cantábrico han sido los que menos han recurrido a los ERTE en España. Un promedio del 4 % en el norte, un tercio del 13 % nacional y muy por debajo del 20 % del este (Mediterráneo), del 23 % del sur y del 37 % del territorio insular.

Incluyendo trabajadores por cuenta ajena y propia, el régimen especial del mar cuenta en España con una media de 65.600 afiliados. Cifras analizadas en el último consejo general del ISM, celebrado a finales de septiembre, revelan que desde mediados de marzo hasta la segunda semana de septiembre se habían tramitado casi 2.374 expedientes de ERTE, solicitando prestaciones para 9.331 trabajadores. Finalmente se las reconocieron a cerca de 8.762, el 94 % de las pedidas y un 13 % de los afiliados.