Fin de la costera del bonito del norte, aunque Pesca todavía no lo comunicó

La flota española pasó el umbral de cierre precautorio al consumir el 90 % de la cuota

Un bonito del norte capturado por un barco gallego, en el momento de salir del agua para izarlo a bordo, en una imagen de archivo
Un bonito del norte capturado por un barco gallego, en el momento de salir del agua para izarlo a bordo, en una imagen de archivo

redacción / la voz

Técnicamente, aplicando el mismo criterio de otros años, la costera del bonito del norte finalizó este 15 de agosto, confirmándose como la más corta de la historia. A media tarde de ayer, con los datos de las descargas registradas oficialmente, la flota española había consumido 14.708 toneladas, el 90,44 % de las 16.262 que puede pescar este año. Hasta ahora, el 90 % era el umbral que se marcaba el Ministerio de Pesca para ordenar el «cierre precautorio». Al menos hasta la hora de elaborar esta información, el Ministerio de Pesca todavía no lo había comunicado, según las distintas fuentes consultadas.

Sobre el papel, a los boniteros gallegos, asturianos, cántabros y vascos les quedaban ayer 1.554 toneladas. Si no hubo errores de anotación, todo indica que la cantidad es aún menor porque lo habitual es que los datos provisionales contabilizados por Pesca en la aplicación Gescuotas no estén completamente actualizados, con todos los desembarcos realizados hasta el último día de venta. Además, ese registro no incluye las capturas de los pesqueros que el viernes, el sábado y hoy continúan faenando.

Si no obedece a una variación de criterio al decidir el cierre cautelar de la campaña, cabría otra posibilidad para explicar por qué Pesca mantenía abierta la costera del Thunnus Alalunga con el 90,44 % del cupo nacional agotado. Sería que hubiese conseguido incrementarlo mediante intercambios con otros países, una opción de la que no ha trascendido públicamente nada en los últimos días.

719 toneladas en dos días

Que esta campaña bonitera encaraba su fin lo indicaba a principios de mes el ritmo de capturas de la flota española. Del 3 de julio al 4 de agosto descargaba diariamente una media de 278 toneladas. A partir del 4 disminuyó y, hasta el 12, el promedio diario bajó a 178 toneladas. El miércoles había consumido el 86,02 % de la cuota. De no deberse a un error en el registro, del viernes al sábado restó otras 719 toneladas, lo que resultaría una media de 359 diarias, probablemente por la actualización de las cifras de las descargas en los distintos puertos gallegos y del resto del Cantábrico donde se subasta.

Por lo que reflejaba a media tarde de este sábado la aplicación Gescuotas, la costera del año de la pandemia es la más breve de la historia. A la espera del día que marque Pesca para clausurarla, las 1.554 toneladas no permitirán autorizar capturas hasta el 23 de agosto, el día en el que remató oficialmente la del 2018. Algo más de sí dio la del año pasado, que se estiró hasta el 23 de agosto. Mes y medio menos que la del 2017, cerrada el 13 de octubre, y que la del 2016, el 5 de octubre. Más o menos la fecha hasta donde solía prolongarse el 2015 y todos los anteriores, porque entonces no había cuota.

Últimos días para consumir fresco un pescado azul que seguirán pescando pelágicos europeos

Cuando Pesca comunique a la flota el cierre precautorio de la campaña, señalará el día y la hora que legalmente marcará el final. A partir de ese momento, ningún barco de bandera española, tanto profesional como recreativo, podrá pescar Thunnus Alalunga. Con todo, los primeros tendrán unos días de margen para comercializar las cantidades que tengan a bordo cuando se ordene el cese de la pesquería.

Para el consumidor significa que al menos toda la semana entrante podrá comprar bonito del norte fresco español, capturado con anzuelo, uno a uno, mimado del mar a la mesa.

Diferente, en aspecto y textura, del que cogen en el golfo de Vizcaya los arrastreros pelágicos de Francia e Irlanda. Si se repite la pauta de años anteriores, cuando los grandes bancos de bonito atesten aguas próximas a la costa nacional, los españoles no podrán pescarlo, solo les quedará resignarse viendo como franceses e irlandeses se lo llevan.

Después de que la conselleira de Mar se lo pidiese al ministro de Pesca, haciéndose eco de las demandas de los pescadores gallegos, a diferencia de los años precedentes franceses e irlandeses se encontrarán al patrullero español Arnomendi. Oficialmente navega del 10 al 28 de este mes para apoyar a los boniteros españoles, aunque desde mediados de semana no quedará ninguno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Fin de la costera del bonito del norte, aunque Pesca todavía no lo comunicó