Los intermediarios: «É mentira que nos fagamos ricos co peixe, o noso beneficio ronda o 1,5 %»

Mayoristas de A Mariña sitúan en 7 euros el precio habitual de la merluza del pincho fresca para el consumidor final


burela / la voz

¿Puede comprar la merluza fresca más barata? ¿Ha influido en los mercados el «acuerdo pionero» entre Carrefour y Puerto de Celeiro para comercializar 200.000 kilos este mes a un precio fijo de 6,50 el kilo? «Non é excepcional, nos últimos anos ronda os 7 euros» para piezas enteras del pincho de Gran Sol en supermercados y pescaderías, sostiene Adexmar, la Asociación de Exportadores Mayoristas de Pescados y Mariscos de A Mariña. Según Carrefour, 6,50 por ejemplares de más de 1.100 gramos y 3,90 por los de menos, es un «muy competitivo». Puerto de Celeiro lo califica de «inferior al habitual, más asequible». Frente a esa «operación comercial puntual», los intermediarios se reivindican como eslabón fundamental «durante todo o ano para darlle saída en todas as cadeas a todos» los productos del mar subastados en lonjas como Burela, Celeiro, Avilés... Cansados «da inxustiza» de ser señalados como responsables de la diferencia entre lo que cobra el pescador y lo que paga el consumidor, tildan de «mentira que nós nos fagamos ricos co peixe, a nosa marxe comercial neta, o noso beneficio, anda arredor do 1,5 %».

Su margen bruto lo sitúan en torno al 10 %, pero el 8,5 % se lo llevan los costes logísticos, financieros y de personal, con el riesgo inherente a un producto perecedero que pierde valor a medida que pasan las horas, y cuya venta final no siempre está asegurada.

Unos 120 millones mueven al año los 22 mayoristas asociados a Adexmar, que preside Tito Sixto. «Todos somos importantes» en el canal comercial, subraya, pero, «pese a que nós apoiamos aos pescadores permanentemente, levamos anos sendo minusvalorados e a nosa imaxe sae prexudicada» cuando los responsabilizan de no trasladar la caída de cotizaciones en lonja al consumidor final.

«Competitivos e asequibles»

Para contextualizar su papel en la distribución, echan cuentas públicamente. Primero aclaran lo obvio: el valor «depende da oferta e da demanda». Más allá de bajadas y subidas, consideran que el pescado merece «uns prezos nos que non se infravalore ao sector primario pero que sexan adecuados para os produtores, competitivos para os distribuidores e alcanzables para os compradores». Es decir, «mal para todos, tanto se vai moi barato coma se vai moi caro».

En la merluza del pincho de Gran Sol, la alta gama de la especie, una cotización en primera venta «boa» sería, en opinión de Adexmar, la que oscilase entre «3,50 e 4,50 euros o kilo». En realidad al intermediario le cuesta más, porque a ese precio de subasta le suman «un 13 % de impostos e tasas», con lo cual la de 3,50 le sale en 3,95. Y queda añadir otros gastos que corren por su cuenta, como los de preparación, transporte... Calculan que cuando la entregan a sus clientes, los 3,50 iniciales han subido a poco más de 5, sin incluir «costes financeiros, porque o armador ten ingresados os cartos na conta poucas horas despois da venta na poxa, pero nós tardamos unha media duns 35 días en cobrar».

«Un prezo xusto»

Desde la lonja hasta el mostrador, «a diminución no peso pode ser do 8 %, pero, ademais, os distribuidores case nunca venden todo o que compran». Por tanto, para Adexmar «7 euros o quilo é un prezo xusto, IVE incluído, para as pezas enteiras na peixería». Incluso comprando por trozos, cuando el consumidor se lleva la parte comestible de la merluza, califican de «aberración» los alrededor de 20 euros por kilo que alcanza en determinados establecimientos. Por los pescadores, por los intermediarios y por las pescaderías minoristas, la directiva de Adexmar coincide con la flota en echar en falta campañas como las del añorado FROM, el Fondo de Regulación y Ordenación de Mercados de la Pesca. Comparan el despliegue continuo de los países nórdicos con el salmón con, por ejemplo, la «escasa ou case nula» promoción de la merluza española. «Fai falla máis apoio institucional, vender mellor o noso peixe e reaccionar cando o atacan», recalca Tito Sixto.

Volviendo a las cotizaciones, apuntan otro factor que hasta ahora nunca ha cusajado en la pesca española: «Regular a produción, procurar adaptar a oferta á demanda do mercado», evitaría desplomes como los que periódicamente ponen contra las cuerdas a armadores y tripulantes.

Newsletter Somosmar

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
1 votos
Comentarios

Los intermediarios: «É mentira que nos fagamos ricos co peixe, o noso beneficio ronda o 1,5 %»