La flota de Gran Sol se ve perjudicada tras centrarse España en frenar los recortes de litoral

España dispondrá de 285.000 toneladas, lo que suponen alrededor de 500 millones


redacción / la voz

La satisfacción que en líneas generales mostraron tanto la Administración central como la autonómica, compartida por la patronal pesquera española, no es tan generalizada cuando se consulta al sector. Está claro que para la flota de litoral, como reza el dicho gallego, non foi nada do que pudo ser. Pero esos denotados esfuerzos por frenar los recortes para el sector más artesanal han dejado desprotegido el flanco de la altura, que no fue capaz de esquivar recortes importantes de cuota.

La Administración se centró en evitar el tajo a la merluza ibérica y no dedicó «tanto esfuerzo» a tratar de suavizar la rebaja de la especie en los caladeros de Gran Sol, se lamentaba ayer Hugo González, cogerente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (Arvi) ya de regreso a Galicia. La cuota de la merluza del norte se recortará el año que viene un 20 %. Es cierto que sucede a una subida del 27 % y que, en el cómputo general, los barcos disponen de un 7 % más con respecto al 2018, pero no hay que olvidad que, aunque la flota gallega no consuma toda la cuota -algo en lo que hizo hincapié Luis Planas-, se necesitan todas las toneladas posibles para nutrir la bolsa de intercambios para aflojar la soga de las choke species o especies de estrangulamiento. Con la rebaja en el cupo de merluza, se pierden opciones de nutrir esa bolsa con la que unos países se tapan a otros el déficit de cuota en alguna variedad. Y a eso hay que sumar el jurel que también dedicaban a intercambios y que ahora tendrán que destinar a cubrir el fuerte recorte que ha sufrido la especie en el Cantábrico, del orden del 40,7 %.

Positivas son las subidas conseguidas en el gallo y el rape de Gran Sol, del 7 y el 3 % respectivamente, aunque con respecto a este último stock, hace hincapié en que España apenas acapara el 3,65 % de la cuota.

También Juan Carlos Corrás, gerente de la coruñesa Pescagalicia, ve puntos oscuros en el resultado de la negociación para Gran Sol y subraya que las mejoras habidas en litoral son consecuencia directa de la continua reducción de flota y de la buena gestión realizada por los pescadores.

Mientras, Javier Garat, secretario general de Cepesca, valoró que hayan sido «tenidas en cuenta las recomendaciones científicas y la actividad pesquera desde la triple vertiente de la sostenibilidad», al tiempo que ensalzó el trabajo realizado por la delegación del Gobierno español, encabezada por el ministro Luis Planas, y los informes de impacto presentados por el ministerio y la Consellería de Mar de Galicia, que considera claves en el acuerdo alcanzado, que «mejora la mayoría de las propuestas de TAC y cuotas que hizo la Comisión en octubre. El resultado permitirá disponer a la flota de cerca de 285.000 toneladas, lo que, según cálculos de la patronal pesquera española, supone alrededor de 500 millones.

Críticas a los ministros

El acuerdo tampoco es del agrado de algunas organizaciones conservacionistas, que ayer criticaron a los ministros de la UE por «respaldar la sobrepesca». «Nos encontramos ante una emergencia medioambiental, de modo que los Gobiernos no pueden continuar operando como si no pasara nada», señaló Pascale Moehrle, directora ejecutiva de Oceana en Europa, que puso el foco en el exceso de potencia de la flota.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La flota de Gran Sol se ve perjudicada tras centrarse España en frenar los recortes de litoral