Patrocinado porPatrocinado por

La mayor parte del pescado fresco acaba en el congelador

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

El temor al anisakis y el hábito de comprar para varios días hacen que el 76 % del producto se conserve bajo cero

18 oct 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Las prisas que le han entrado a la sociedad actual y sus cuitas están teniendo consecuencias hasta en el consumo de pescado. A la gente de hoy le sigue gustando ir a la pescadería. Abastecerse en la tienda tradicional, esté a pie de calle o en un puesto del mercado. Es el canal más valorado y el que mayor satisfacción genera... pero no en el que más se compra. El pescado se compra en el súper, con el azúcar, los yogures y el papel higiénico. Es lo que revela un estudio elaborado por Shopperview AECOC para Mercabarna. Basado en 1.002 encuestas a personas de 20 a 70 años, el informe aprecia que la conveniencia, la proximidad, la rapidez y los horarios provocan que casi dos tercios (65 %) de los consumidores de pescado se avituallen en la gran superficie, frente al 35 % que sigue yendo a la pescadería y el 3 % que lo compra on-line.

Esa deserción de la tienda tradicional se explica por el ajetreo diario. Al menos es la justificación que dan el 59 % de los encuestados, frente al 35 % que lo hace por precio, el 32 % que aduce ir al súper porque le queda más cerca o el 28 % que pone como excusa el horario.

Sushi una vez al mes

La agitada rutina diaria también está detrás del auge del consumo de los platos preparados. Esa conveniencia que lleva a echar mano del producto más fácil y rápido de preparar está detrás del éxito del sushi, que ha tenido un ascenso fulgurante. Tanto, que el 45 % de los encuestados por AECOC asegura comer sushi en casa al menos una vez al mes. Por supuesto, no lo cocina: el 38 % lo compra en el hipermercado, un 31 % recurre al take away o pedido y solo un 10 % lo compra en tiendas de barrio.

Las prisas, por un lado, y la preocupación por la salud -rayando la hipocondría-, por otro, han tenido el poder de modificar hábitos en el consumo de pescado. Sigue imperando el fresco. De esa forma se lo han llevado a sus hogares el 82 % de los clientes que lo han comprado pescado en el último mes. Pero casi nadie lo ha consumido de esa manera, pues el 76 % ha optado por congelarlo. ¿Por qué? La mayoría (40 %) asegura que lo ha hecho como forma de prevenir el anisakis, prueba, indica AECOC, que la prudencia ante el parásito está cambiando los hábitos de compra. Claro que no todos tienen ese temor a la anisakiasis. También está quien congela el producto fresco porque no se lo va a comer el día de la compra. De hecho solo el 47% lo consume nada más comprarlo, el 34 % lo hace al día siguiente y un 20 % en días posteriores.

Los cambios sociales también traen vientos favorables al pescado. Y es que son más quienes buscan el aporte proteico a su dieta a través de los productos marinos. Según la encuesta, el 28% ha reducido su consumo de carne en los últimos años y el 16 % admiten haber optado por el pescado como alternativa.