Patrocinado por

Portugal se sube su cuota de sardina para sorpresa de Galicia

Lucía Vidal
L. V. REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS MAR

Ana Garcia

Se otorga de forma unilateral 1.800 toneladas más de la cantidad prevista para el país luso

04 ago 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

El cerco gallego prefiere ser prudente antes de valorar el sorprendente anuncio que acaba de realizar el gobierno portugués. Al menos, hasta tener la versión de la Secretaría General de Pesca, con quien ya se han puesto en contacto vía telefónica ante el estupor causado tras saber que al otro lado de la raia piensan subir la cuota de sardina en 1.800 toneladas, a mayores de las 7.181 inicialmente acordadas para el 2019 en el caso de Portugal (a España le correspondería lo que resta hasta sumar 10.799 toneladas). «Dixéronnos que o luns nos darían unha resposta», asegura cauto el portavoz de la Asociación de Armadores del Cerco de Galicia, Acerga, que agrupa a 107 de las 150 embarcaciones con base en Galicia.

Pero imposible no extrañarse ante el movimiento efectuado en el país vecino. Hace algo más de dos semanas que los pescadores gallegos dejaron de salir a capturar sardina, tras haber agotado los escasos dos mil kilos que le quedaban de cuota. Y quince días después de ese amarre, la ministra del Mar de Portugal, Ana Paula Vitorino, sale al paso para presentar públicamente en el puerto de Peniche sus planes para la flota lusa: aumentar cuota en base a una supuesta recuperación del stock, cuyo en teoría delicado estado es precisamente el motivo que llevó a las autoridades europeas a cercenar las expectativas de la flota y rebajar las cantidades que esta podía pescar.

De hecho, representantes del sector de España y Portugal viajaron juntos a Bruselas el pasado mes de mayo para solicitar un aumento de la cuota hasta las 15.425 toneladas. Sostenían que el método de cálculo del ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar) no se correspondía con la realidad y que había -hay- más ejemplares incluso que en el 2018, cuando el margen de capturas se fijó en 14.600 toneladas, una cantidad bastante superior a la de este año. «Vén o mar cheo de peixe -aseguraban hace tan solo unos días desde Acerga- moito máis que o ano pasado».

Las razones que esgrime el gobierno portugués aumentar de repente un 25 % la capacidad de sus capturas es que han descubierto, dicen, que la biomasa ha crecido un 24 %, en la línea de lo que opinan los marineros gallegos y al revés de lo que mantienen los colectivos ecologistas.

La gestión de la sardina se encuentra en el punto de mira de las oenegés. La portuguesa PONG-Pesca se enfrentó al gobierno al no permitirle expresar su opinión sobre el asunto. Y en España, varias asociaciones firmaron una carta pidiendo el cierre de la pesquería, con fin de recuperar el stock, hacer viable la flota pesquera y asegurar el alimento de especies protegidas o amenazadas.